República Digital - Indotel Anuncio

12 de mayo del 2021

Opinión

El chiste de Monchy

El Ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, el muy ameno y simpático “Monchy”, reta al vicepresidente ejecutivo de Institucionalidad y Justicia (Finjus), Servio Tulio Castaños Guzmán, a que revele los nombres de los funcionarios que protegen o colaboraban con César Emilio Peralta, alías César el Abusador. Se trata de uno de los famosos […]




El Ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, el muy ameno y simpático “Monchy”, reta al vicepresidente ejecutivo de Institucionalidad y Justicia (Finjus), Servio Tulio Castaños Guzmán, a que revele los nombres de los funcionarios que protegen o colaboraban con César Emilio Peralta, alías César el Abusador.

Se trata de uno de los famosos chistes, a los que nos tiene acostumbrado el emblemático dirigente del Partido de la Liberación Dominicana. También puede ser una burla, un sarcasmo u otro de sus múltiples errores en el manejo de sus funciones para ocultar su propia responsabilidad.

He dicho, a lo largo de 30 años que el auge cada vez mayor del narcotráfico, el lavado de activos, la corrupción administrativa y el crimen organizado, son imposibles sin la complicidad de civiles y militares. Para decir eso no hay que tener pruebas tangibles, ni hay que citar nombres de ministros y generales. Los hechos hablan por sí mismos.

Ese fenómeno no es exclusivo de la República Dominicana. Ocurre en todos los países donde el narcotráfico adquiere dimensiones exponenciales, apoderándose de las instituciones del Estado, desequilibrándolas, corrompiendo sus estructuras y hasta apoderándose de ellas.

El Partido de la Liberación Dominicana en casi 20 años ha convertido el Estado en un “Narco-Estado”. No exagero: Ha sido el propio gobernador del Banco Central el que dijo en una ocasión que una buena parte del dinero del país no tiene explicación financiera estructural que no sea, agregó, lavado, narcotráfico, etc. De hecho la República Dominicana ocupa el primer o segundo lugar en la lista de los países del hemisferio de mayor lavado de activos.

Ha sido el procurador general de la República quien ha dicho que durante casi dos décadas César el Abusador ha estado operando en el negocio de las drogas, acumulando una gran fortuna, dueño de inmuebles costosísimos, vehículos de lujo, yates, mujeres, etc., lo cual, lo sé, le permitió financiar campañas electorales a legisladores del partido que hoy preside Temístocles Montas, el hombre sacado del expediente de Odebrecht a pesar de haber admitido recibir dinero de esa empresa acusada de sobornar candidatos en muchos países de América Latina, incluso África.

César el Abusador no es el único caso. Muchos otros, deportados y condenados en Estados Unidos forman parte de los capos protegidos por autoridades civiles y militares del país. Es más, de no ser por la DEA y el Departamento de Estado los magnates de las drogas estarían libres y disfrutando de sus cuantiosos bienes, protegidos por coroneles, generales, ministros.

Por:

Juan Taveras Hernández

Noticias destacadas