República Digital - Indotel Anuncio

13 de abril del 2021

Opinión

El clientelismo los iguala

Gonzalo Castillo ya se ganó, por mérito propio, el calificativo de El Transportador, guardando las debidas distancias con el protagonista  de la película del mismo nombre, al repatriar al país a decenas de compatriotas que por distintas razones se encontraban varados en algún país del extranjero como consecuencia de la pandemia del Covid-19, lo que […]




Gonzalo Castillo ya se ganó, por mérito propio, el calificativo de El Transportador, guardando las debidas distancias con el protagonista  de la película del mismo nombre, al repatriar al país a decenas de compatriotas que por distintas razones se encontraban varados en algún país del extranjero como consecuencia de la pandemia del Covid-19, lo que sin duda agradecen los afectados y sus familiares pero que claramente ha convertido en un instrumento de promoción de su candidatura. Eso demostró que, en materia de clientelismo, el candidato del PLD no conoce limitaciones, pues los recursos abundan a ojos vista y la voluntad de gastarlos a manos llenas también. La decisión  de llevarlo a niveles nunca antes vistos volvió a manifestarse este fin de semana, como pudieron comprobar quienes han tenido la oportunidad de ver el video que circula en las redes sociales,  en el que se ve a cientos de personas  haciendo fila para recibir gas propano que estaba regalando un camión rotulado con el nombre del candidato oficialista. Sobra decir que, además de una violación al distanciamiento social con el que se pretende evitar el contagio del Covid-19, que al día de ayer ya había provocado 460 defunciones en la República Dominicana, ese reparto  constituye un manejo irresponsable de un combustible tan volátil y peligroso. Pero es evidente que eso es lo que menos preocupa a los estrategas de Gonzalo Castillo, que parecen convencidos de que ese   es el camino mas  corto, o el único  posible conocidas sus limitaciones expositivas, hacia la Presidencia de la República. Lo que no se acaba de entender es que el principal partido de oposición y su candidato, puntero en todas las encuestas, anden en lo mismo, compitiendo para demostrar cuál  puede llegar más lejos corrompiendo con dádivas interesadas la voluntad de los electores, pues así será muy difícil convencernos de que habrá un verdadero cambio después del 16 de agosto.

Noticias destacadas