República Digital - Indotel Anuncio

12 de abril del 2021

Opinión

El discurso de hoy

Oscar Medina. Los ojos y oídos del país están atentos al discurso que pronunciará hoy el presidente Danilo Medina ante la Asamblea Nacional para presentar las memorias de su gestión en el período fiscal correspondiente al 2016, una rendición de cuenta de lo que considera fueron sus principales logros en un año de controversias inconclusas. […]




Oscar Medina.
Los ojos y oídos del país están atentos al discurso que pronunciará hoy el presidente Danilo Medina ante la Asamblea Nacional para presentar las memorias de su gestión en el período fiscal correspondiente al 2016, una rendición de cuenta de lo que considera fueron sus principales logros en un año de controversias inconclusas. Se da por seguro que uno de los principales tópicos que abordará el Presidente será el económico, porque dentro de los aspectos positivos que puede enarbolar su gestión, el principal –reconocido hasta por sus más enconados adversarios– es el balance positivo de nuestra economía que se proyecta como la más vigorosa y de mayor crecimiento de la región latinoamericana. Con un 6.6 por ciento de expansión del PIB, todas las previsiones indican que la economía dominicana continuará con ese ritmo de crecimiento durante los próximos dos años. Son tan buenas tales perspectivas, que organismos multilaterales establecen que de materializarse esa proyección, en el 2020 el país será la octava economía de Latinoamérica, superando a Ecuador… Incluso, podría llegar a ser la séptima si Venezuela continúa su actual derrotero. El turismo tiene un empuje envidiable, las exportaciones tradicionales y las zonas francas han mantenido un crecimiento sostenido y, si como prevén algunos economistas, el precio del oro repunta, el futuro del sector minero luce alentador. Todo esto dentro de un marco de estabilidad macroeconómica con infl ación que no alcanza el dos por ciento y con tipos de cambio y de interés que muestran estabilidad envidiable en una región que atraviesa un ciclo negativo. Otro renglón donde probablemente el presidente Medina hará hincapié, será la educación, “joya de la corona” de la actual administración. Ya los estudiantes integrados a la jornada extendida superan el millón, y miles reciben los benefi cios de las estancias infantiles. Si bien queda mucho camino por recorrer en materia de calidad educativa, como quedó evidenciado en la encuesta PISA, no se puede menospreciar el impacto social que tienen estas políticas en decenas de miles de familias pobres para quienes esos programas pueden representar un ingreso indirecto de hasta 20,000 pesos mensuales. Otro aspecto en el que se espera que el mandatario se detenga es en las políticas medioambientales que han tomado protagonismo a partir del nuevo cuatrienio. Los planes de reforestación en las cuencas altas de los ríos y el rescate de Valle Nuevo y del río Ozama, son elementos que se reivindican como logros del Gobierno.
Hay otras ejecutorias que no han satisfecho las expectativas de la población. Y si hay una política de la actual administración que se reputa como negativa, es el combate a la delincuencia y la criminalidad… Según todas las encuestas, ese es el principal problema que afecta a los dominicanos… …Pero lo que el presidente Medina no podrá obviar es el tema de la lucha contra la corrupción y en particular lo relativo al caso Odebrecht… De hecho, lo único que se ha adelantado sobre el discurso lo hizo José Ramón Peralta al afirmar que Medina tocará ese tema. Es un asunto que está en manos de la Justicia, y en virtud de la separación de los poderes y de la independencia del Ministerio Público, se supone que el Presidente tocará con mucho cuidado y prudencia… Pero de alguna forma tiene que darle satisfacción a una franja importante de la sociedad que se queja de su silencio y espera un pronunciamiento importante sobre este escándalo. Se supone que Medina reivindicará el acuerdo alcanzado por la Procuraduría con Odebrecht. Primero, porque es conveniente para el país, y segundo, porque no se concibe que desautorice a su Procurador. También se espera que apoye las investigaciones penales que cuentan con la colaboración de las autoridades brasileñas, y que garantice que el Gobierno tomará las acciones pertinentes para que los responsables de pagar y recibir sobornos no queden impunes. Se espera que el primer mandatario no caiga en la tentación de satisfacer solicitudes descabelladas e ilegales, como la designación de un fiscal especial o la intervención de Naciones Unidas en un asunto de estricta responsabilidad de las institucionales nacionales. Sobre Punta Catalina, se supone que el Presidente se comprometerá a seguir las recomendaciones de la comisión que nombró para indagar el contrato de esa obra… Y ha de esperarse –por el bien del país– que cualesquiera que estas fueran, bajo ningún concepto se pueda dar un paso o hacer un compromiso que implique retrasarla o suspenderla. …Pero hay que tener algo claro: no importa lo que diga o deje de decir el Presidente. Quienes le adversan dirán que ¡no llenó las expectativas!… Es cuando se impone esta pregunta: ¿Pero las expectativas de quién…?

Noticias destacadas