República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Política

El espejo del PLD

El problema de la consigna de cambio que llevó al PRM y aliados al Palacio Nacional es que, en un país donde hay tantas cosas que cambiar, las expectativas de la población alrededor de esos cambios pueden llegar a ser muy altas, incluso más allá de lo posible, por lo que ya gobierno tendrá que […]




El problema de la consigna de cambio que llevó al PRM y aliados al Palacio Nacional es que, en un país donde hay tantas cosas que cambiar, las expectativas de la población alrededor de esos cambios pueden llegar a ser muy altas, incluso más allá de lo posible, por lo que ya gobierno tendrá que emplearse a fondo para evitar que la frustración por esas expectativas incumplidas erosionen su base de apoyo popular, frágil por naturaleza. Eso es mas fácil decirlo que hacerlo, pues no todos los que llegaron montados en la guagua del cambio están dispuestos a honrar con sus acciones la promesa de campaña de hacer las cosas de manera diferente. Y eso se ha notado desde el principio, cuando se vio al presidente Luis Abinader empeñado en enviar con sus gestos y decisiones una serie de mensajes que algunos de sus colaboradores no captaron o, simplemente, se negaron a ver, tal vez convencidos de que podían llegar al gobierno con su propia agenda. Las resistencias a renunciar al odioso barrilito es un buen ejemplo, pues el país esperaba que el gobierno del cambio desterrara esa aberrante práctica, y todo lo que implica, de nuestra vida congresional, pero ya hemos visto lo difícil que es renunciar al uso de esos recursos en un país donde el clientelismo ha contaminado la vida política. Algún teórico del patio dirá, sin que le falte razón, que para conseguir el necesario alineamiento entre el Presidente y sus colaboradores, entre los cuales hay que incluir a senadores y diputados, el PRM puede prestar un gran servicio, que para eso es el partido de Gobierno y es además lo que dice el librito. Lo que no dice el librito, pero que nos enseñó la experiencia del PLD en su largo tránsito por el poder, es que desatender el partido (toda la dirigencia del PRM está en un cargo público) para atender los asuntos del gobierno puede traer funestas consecuencias si los que hoy gobiernan se olvidan de que también se aprende de los errores ajenos. Claudio Acosta

Noticias destacadas