República Digital - Indotel Anuncio

12 de abril del 2021

Política

El fantasma de reelección desvela a Danilo Medina

Alfredo Freites. Danilo Medina no se atreve a asomarse de noche al balcón de su despacho en el Palacio Nacional. Si lo hiciera vería el montón de figuras adversas que desfilan todos los días por su entorno. Son voces reales que se expresan en forma de encuestas contra la reelección; una figura gigante, que casi […]




Alfredo Freites.
Danilo Medina no se atreve a asomarse de noche al balcón de su despacho en el Palacio Nacional. Si lo hiciera vería el montón de figuras adversas que desfilan todos los días por su entorno. Son voces reales que se expresan en forma de encuestas contra la reelección; una figura gigante, que casi topa al cielo vestido de Constitución lleva una banda con un transitorio impedimento. También en comparsa desfilan sus compañeros de partido quienes no lo dicen, porque hablar no pueden, pero saben que el PLD se juega el tipo con el continuismo. Más allá de los vaticinios de crecimiento económico está la deuda externa que crece con levadura de préstamos y amenaza inundar de problemas un país que tiene alternativas viables. La brisa que mueve estas figuras lleva a veces ráfagas de tasa de cambio; el dólar en espiral se eleva mientras el peso se devalúa como pálida figura de este carnaval. Un sonsonete de crisis económica retumba como las olas contra el malecón cercano.  Danilo Medina teme acercarse al balcón de su realidad. A nadie confiesa que sufre desvelos. Sus sueños están atrapados en una sórdida jaula brasileira donde las ambiciones de algunos depositaron almohadas de pesadillas. No quiere reposar. Quiere seguir. Su despacho es un laberinto funesto, no obstante, se agarra a los alfileres de su silla presidencial como si de allí dependiera su posibilidad de respirar aire libre y cree ver una de las pesadillas que desfilan por el Palacio con el rotulo “Jorge Blanco”. Afuera siguen los esperpentos de su pasado, presente y futuro. Aunque ríe, por dentro el alma de Danilo se revuelca en soledad. Los compañeros de ruta poco a poco se alejan y otros miedos, alojados en las vísceras los más íntimos, lo empujan a pasos descabellados. Cuanto mayor es el terror, desmedida son las soluciones, como el desear aplastar a los adversarios. Las victorias pírricas se cuentan como derrotas. Tal es la forma como se anotan los resultados en los récords de la historia. Danilo cuando niño veía desfilar los muertos y ahora le circundan los esperpentos; el desvelo y el estrés son urticantes que lo tientan usar la patraña del bálsamo reelección como salvavidas, es la fatal consejera para un tercer periodo. El futuro es fatiga que acogota. Rechaza pactar pero aunque quiera, ni Danilo puede respirar por la nariz si tiene la lengua afuera.

Noticias destacadas