República Digital - Indotel Anuncio

10 de mayo del 2021

Mundiales

El fiscal general William Barr dijo haber considerado renunciar por los tuits de Trump

Telemundo Noticias. El fiscal general William Barr le dijo el martes a personas cercanas al presidente Donald Trump que consideraba renunciar por los continuos mensajes del presidente en Twitter sobre el Departamento de Justicia, según un funcionario de la administración. Sin embargo, una portavoz del Departamento de Justicia aseguró el mismo día por la noche que «el fiscal general no […]




Telemundo Noticias. El fiscal general William Barr le dijo el martes a personas cercanas al presidente Donald Trump que consideraba renunciar por los continuos mensajes del presidente en Twitter sobre el Departamento de Justicia, según un funcionario de la administración. Sin embargo, una portavoz del Departamento de Justicia aseguró el mismo día por la noche que "el fiscal general no tiene planes de dimitir". Un funcionario aclaró que la declaración de preocupación de Barr era un reflejo de cómo se sentía al comienzo del día y un esfuerzo por persuadir al presidente de que dejara de publciar mensajes en Twitter sobre asuntos legales. Antes de partir de la Casa Blanca hacia California este martes, Trump afirmó que se dio cuenta de que sus tuits sobre el Departamento de Justicia dificultan el trabajo de Barr. "Estoy de acuerdo con eso", señaló. Hasta ahora, Trump ha desafiado las solicitudes de Barr, tanto públicas como privadas, de guardar silencio sobre asuntos de aplicación de la ley federal. El martes no estaba claro de inmediato si Barr había dado a conocer su postura directamente a Trump. Los funcionarios de la administración dijeron que Barr parecía estar compartiendo su posición con asesores con la esperanza de que el presidente recibiera el mensaje de que debería dejar de pesar públicamente en las investigaciones penales en curso del Departamento de Justicia. "Él tiene sus límites", apuntó una persona familiarizada con el pensamiento de Barr a The Washington Post, hablando bajo condición de anonimato, como otros, para discutir las deliberaciones internas. A finales de la semana pasada, Barr advirtió públicamente al presidente en una entrevista con ABC News de que sus tuits sobre los casos del Departamento de Justicia le "imposibilitan" hacer su trabajo. Trump, según funcionarios de la Casa Blanca, no es del todo receptivo a estos reclamos para cambiar su comportamiento, y ha dicho a quienes le rodean que no va a dejar de tuitear sobre el Departamento de Justicia. Aseguran que Trump considera destacar lo que él ve como mala conducta en el FBI y el Departamento de Justicia como un buen mensaje político. El enfrentamiento entre Trump y Barr se intensificó este martes cuando el mandatario declaró en una serie de tuits matutinos que podría demandar a los involucrados en la investigación de un abogado especial en su campaña de 2016 y sugirió que Roger Stone, su amigo, condenado por mentirle al Congreso en esa investigación, merecía un nuevo juicio. Horas después, un funcionario del Departamento de Justicia dijo que los fiscales habían presentado una moción sellada en la corte argumentando lo contrario y que tenían la aprobación personal de Barr para hacerlo. Barr tenía un almuerzo programado previamente con el abogado de la Casa Blanca este martes y seguía siendo el fiscal general al final del día, lo que indica que las medidas del presidente ese día no fueron suficientes para obligarle a renunciar. Pero él y su Departamento de Justicia parecían estar atrapados en una crisis política, con un futuro incierto. Una portavoz del Departamento de Justicia inicialmente declinó hacer comentarios. Kerri Kupec, una portavoz de Barr, publicó en Twitter: "Abordar los rumores: el Fiscal General no tiene planes de renunciar". Ella no abordó lo que Barr le había dicho a los demás. Algunas personas familiarizadas con el pensamiento de Barr advirtieron que no tomaría una decisión apresurada en irse, y no está claro qué es exactamente lo que lo impulsaría a dar ese paso. Hace solo una semana, el tuit de Trump sobre la recomendación de los fiscales federales de que Stone fuera condenado a entre siete y nueve años de prisión creó una crisis en el Departamento de Justicia. Después de ese tuitt, Barr se movió para intervenir y reducir la recomendación. Los cuatro fiscales de carrera asignados al asunto abandonaron el caso, y uno dejó el gobierno por completo. Barr ha insistido en que decidió involucrarse antes de que Trump interviniera, pero se enfrentó a un escepticismo significativo dentro y fuera del Departamento de Justicia. Durante el fin de semana, más de 2,000 efiscales y exfuncionarios del departamento firmaron una carta pública instando a Barr a renunciar por su manejo del caso Stone y exhortaron a los empleados actuales del departamento a informar sobre cualquier conducta no ética al inspector general Jan Miller. Miller fue el abogado de Estados Unidos en Illinois desde 2002 hasta 2005 bajo el presidente George W. Bush, explicó que firmó en parte para recordar a los empleados del Departamento de Justicia que "no están solos". "Estoy seguro de que es un momento muy difícil para ser un fiscal en el departamento en este momento", declaró Miller. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, restó importancia al significado de la carta y dijo que había "obstruccionistas en todo el gobierno que trabajan contra el presidente". El líder de la mayoría del Senado, el republicano Mitch McConnell y el presidente del Comité Judicial del Senado, el republicano Lindsey O. Graham, también acudieron en defensa de Barr en un comunicado conjunto. "La nación es afortunada de que el presidente Trump haya elegido un servidor público tan fuerte y desinteresado para dirigir el Departamento de Justicia", escribieron. "Esperamos que, como siempre, los esfuerzos para intimidar al Procurador General sean insuficientes". Las personas cercanas a Barr afirman que es poco probable que se sienta conmovido por la carta de los exempleados del Departamento de Justicia, que lleva las firmas de muchos de los que han sido opositores suyos. Pero Barr, dijeron según su entorno, está profundamente preocupado por la moral dentro del departamento, y eso es en parte por castigo público al presidente en la entrevista en ABC News. En las semanas previas a la entrevista, Barr también le había pedido en privado al presidente que dejara de hablar públicamente sobre asuntos del Departamento de Justicia, según una persona familiarizada con sus conversaciones. Pero sus comentarios aparentemente han caído en oídos sordos. El día después de la entrevista ABC de Barr, Trump tuiteó que tenía el "derecho legal" de pedirle a Barr que interviniera en un caso penal. Trump dijo el martes que tiene "total confianza" en Barr y admitió: "Hago su trabajo más difícil". Sin embargo, también afirmó que él, en lugar de su fiscal general, es "el principal agente de la ley del país". "El fiscal general es un hombre con gran integridad. Elegí no involucrarme. Se me permite participar. Podría estar involucrado si quiero estarlo”, dijo Trump. Trump ha estado furioso en privado durante meses por el hecho de que el Departamento de Justicia no ha acusado a los que considera enemigos políticos, y personas familiarizadas con el asunto dicen que está particularmente molestas por la decisión revelada la semana pasada de no acusar al exdirector interino del FBI Andrew McCabe de mentir a los investigadores sobre su divulgación mediática. McCabe autorizó al FBI a comenzar a investigar personalmente a Trump en 2017 por posible obstrucción de la justicia en relación con la investigación sobre si su campaña se coordinó con Rusia, y Trump ha sugerido que podría demandar a los involucrados. Ese caso fue finalmente asumido por el abogado especial Robert S. Mueller III. Trump también se ha quejado a los asociados de que no ha podido ver los hallazgos del fiscal estadounidense John Durham, a quien Barr le encargó examinar los orígenes de la investigación de Rusia. La investigación de Durham está en curso, y aún no ha preparado ningún informe que detalle sus conclusiones, según una persona familiarizada con el asunto. Personas familiarizadas con el tema dijeron que Trump no tiene planes de eliminar a Barr como fiscal general, a pesar de sus frustraciones. Además de su entrevista de ABC News, Barr ha sido un secretario del gabinete particularmente leal y efectivo para Trump, dispuesto a recibir los impactos políticos por el comandante en jefe. Barr absorbió críticas significativas por presentar los resultados de la investigación de Mueller de una manera que algunos consideraron demasiado favorable a Trump, y por encargar revisiones internas del Departamento de Justicia de asuntos políticamente sensibles, incluida la investigación de Rusia. Pero Barr ha sido persistentemente molesto por los tuitss de Trump, y vio el comentario del presidente sobre Stone la semana pasada como la gota que colma el vaso. Trump se había abstenido en gran medida de los comentarios de la policía durante el fin de semana festivo antes de estallar una vez más este martes por la mañana. El presidente citó extensamente a Andrew Napolitano, un exjuez de la Corte Superior de Nueva Jersey y comentarista de Fox News que, según contó Trump, argumentó que Stone debería recibir un nuevo juicio por "el sesgo inequívoco y autoexcluido del presidente del jurado". "Es bastante obvio que debería (obtener un nuevo juicio)", dijo Trump citando a Napolitano. Trump también repitió viejos ataques contra la investigación de Mueller. “Todo el trato fue una estafa total. Si no fuera presidente, estaría demandando a todos en todo el lugar ", escribió Trump. “PERO QUIZÁS TODAVÍA LO HAGA. ¡CACERÍA DE BRUJAS!" Grisham, el secretario de prensa, declaró el martes que el presidente "obviamente está frustrado". "Durante tres años, ha sido atacado de una forma u otra, y el informe Mueller es otro ejemplo de eso", explicó Grisham durante una aparición en Fox & Friends, durante la cual ella también aludió al caso Stone. "Me refiero a que el presidente de un jurado fue alguien que habló mucho sobre no gustarle el presidente Trump o sus partidarios.... Eso es aterrador ". Los tuits llegaron justo antes de que los fiscales y los abogados defensores se reunieran para una audiencia en el caso Stone para determinar si la solicitud de Stone de un nuevo juicio debía resolverse antes de su sentencia, programada para el jueves. El equipo de Stone había exigido el nuevo juicio el viernes, un día después de que Trump sugiriera que la encargada del caso federal tenía un "sesgo significativo". Trump se refería a Tomeka Hart, una expresidenta de la Junta de Comisionados de las Escuelas de la Ciudad de Memphis y una candidata demócrata al Congreso que no tuvo éxito. Hart se identificó a sí misma como la encargada del jurado en una publicación de Facebook, diciendo que "no puede permanecer callada por más tiempo" a raíz de una medida del Departamento de Justicia para reducir la recomendación de sentencia de los fiscales para Stone. La jueza de distrito estadounidense Amy Berman Jackson, que preside el caso de Stone, decidió que Stone será sentenciado el jueves, aunque "la ejecución de la sentencia será diferida" mientras ella decide si Stone merece un nuevo juicio. El Departamento de Justicia se opone notablemente a Stone en ese asunto, con la aprobación de Barr, y un funcionario del Departamento de Justicia dijo que la decisión "se tomó independientemente de la Casa Blanca". Trump dijo a los periodistas este martes que pensaba que Stone había sido "tratado injustamente" pero que no había pensado en perdonarlo. Trump emitió varios indultos a otros el martes, incluido Rod Blagojevich, un exgobernador de Illinois que fue condenado por cargos de corrupción en 2011 relacionados con el intento de vender el escaño vacante del presidente electo Barack Obama, y ​​Bernard Kerik, un excomisionado de policía de Nueva York encarcelado por ocho cargos de delitos graves, incluido el fraude fiscal. Cuando se le preguntó si Stone merecía algún tiempo en prisión, Trump objetó, diciendo: "Vas a ver qué pasa". Stone ha sido amigo y asesor de Trump desde la década de 1980 y fue una figura clave en su campaña de 2016, trabajando para levantar información perjudicial sobre la oponente demócrata Hillary Clinton. Un jurado condenó a Stone el pasado noviembre por cargos de manipulación de testigos y mentir al Congreso sobre sus esfuerzos para recopilar información perjudicial sobre Clinton. La defensa de Stone ha pedido una sentencia de libertad condicional, citando su edad, 67 años y la falta de antecedentes penales. Con información de NBC News y The Washington Post.

Noticias destacadas