Nueva York - Una cifra record de $203 millones se invirtió en firmas internacionales durante el periodo que acaba de cerrar, casi $50 millones más que el previo número tope. Pero el monto que se destina para los agentes libres aficionados en el mercado internacional deberá caer significativamente con el límite al gasto que se impondrá a partir del 2 de agosto. Cuatro jugadores recibieron los contratos con los bonos por firmar que superaron los $5 millones. Luis Robert, jardinero de los Medias Blancas encabezo al cuarteto con $26 millones. Robert fue seguido por el pitcher Adrián Morejon (San Diego) con $11 millones; el torpedero Alfredo Rodríguez (Cincinnati) y el jardinero Jorge Sona (San Diego), ambos con $7 millones.
Fuera de jugadores cubanos, el torpedero venezolano Kevin Maitan (Atlanta) recibió el bono más alto, de $4.2 millones. Los dominicanos con los bonos más elevados fueron también campocortos: Luis Almanzar (San Diego, con $4 millones) y Yasel Antuna (Washington, con $3.9 millones). El nuevo contrato colectivo en el béisbol de Grandes Ligas impone un tope en los bonos para los jugadores internacionales, con 16 equipos restringidos en 2017-18 a un gasto de $4.75 millones, seis a $5.25 millones y ocho a $5.75 millones  todos sin incluir bonos por encima de los $10,000. Se acabo la fiesta con todos los bonos enormes para los amateurs internacional. No cabe duda, comento el lunes el agente Andy Mota. Es una realidad que se está estableciendo, especialmente con los jugadores cubanos. Y bajo las nuevas reglas, los jugadores internacionales quedaron bajo un nuevo criterio: menores de 25 años de edad y con menos de seis años de experiencia de profesional, cuando antes se definía con 23 años de edad y con menos de cinco años de experiencia. Esto implica que habrá menos dinero detrás de más jugadores. El efecto será que muchos de esos jugadores se inclinen por el béisbol japonés y coreano, pronostico el agente Scott Boras al aludir a los cubanos.