República Digital - Indotel Anuncio

06 de mayo del 2021

Opinión

El grito de Pedernales

Por: Claudio Acosta. Lo ocurrido en Pedernales, donde el asesinato de una pareja de esposos provocó  una estampida de haitianos huyendo hacia su país para evitar represalias de   una  turba  sedienta de venganza,  encierra algunas lecciones que deberíamos saber aprovechar,  y ojalá sea antes de que esa comunidad fronteriza, que según sus autoridades atraviesa por la […]




Por: Claudio Acosta. Lo ocurrido en Pedernales, donde el asesinato de una pareja de esposos provocó  una estampida de haitianos huyendo hacia su país para evitar represalias de   una  turba  sedienta de venganza,  encierra algunas lecciones que deberíamos saber aprovechar,  y ojalá sea antes de que esa comunidad fronteriza, que según sus autoridades atraviesa por la peor crisis económica de su historia como consecuencia de la salida de los haitianos y la suspensión  del mercado binacional que se celebra dos veces a la semana, se convierta en un pueblo fantasma. Este lunes tampoco hubo intercambio comercial con nuestros vecinos, pues las autoridades haitianas, que todavía no han dado respuesta  a la solicitud de extradición de los señalados  como responsables del doble  crimen, prohibieron a sus ciudadanos acudir al mercado, y si les preguntamos por qué es muy probable que nos respondan que lo hicieron para protegerlos  de eventuales agresiones. Es la segunda vez que esto ocurre desde que el ayuntamiento de Pedernales decidió reabrir el mercado luego  de permanecer cerrado durante un mes debido a las tensiones  provocadas por el doble crimen, y también la segunda vez que los productos y mercancías  de los comerciantes  y productores dominicanos   se quedaron sin  compradores, ahondando el desaliento y la desesperanza de una población que pide a gritos que el Gobierno vaya  en su auxilio,  que bien podría ser   un  plan de contingencia que, en el corto plazo, les ayude a  sobrevivir  a lo que parece la suspensión indefinida del  mercado binacional. Desgraciadamente, parece que la distancia ha impedido que esos gritos se escuchen, con toda su dramática urgencia, en el Palacio Nacional.

Noticias destacadas