República Digital - Indotel Anuncio

11 de abril del 2021

Economía

El lado oscuro de Catalina.-

  El gran problema que tiene el Gobierno de Danilo Medina con Punta Catalina no es solo que la central “no prende”, como dice el pueblo -al menos su encendido no se mantiene estable, ni fiable- , sino, además, que la justificación pública que ha hecho del proyecto, incluyendo el costo de su contrato de […]




  El gran problema que tiene el Gobierno de Danilo Medina con Punta Catalina no es solo que la central “no prende”, como dice el pueblo -al menos su encendido no se mantiene estable, ni fiable- , sino, además, que la justificación pública que ha hecho del proyecto, incluyendo el costo de su contrato de construcción, se ha basado en una cadena de argumentos falsos o técnicamente insostenibles. Argumentos que van por un camino, mientras los resultados van por otro contrario. Lamentablemente, a pesar de tantos cuestionamientos todavía no se ha realizado una auditoría técnica independiente acerca del método, proceso y resultados de la evaluación hecha sobre la oferta económica de Odebrecht por tres firmas de economistas durante la licitación. Esa evaluación fue realizada en menos de dos días (del 15 al 17 de noviembre, 2013) y recomendó la aprobación del contrato por 1,945 millones de dólares. De esas tres firmas consultoras, el director de una de ellas fue citado recientemente por la propia Odebrecht como uno de sus sobornados para ganar el jugoso contrato. Una auditoria específica sobre la evaluación hecha por los economistas sigue pendiente, a pesar de que es el eslabón clave del caso, en otras palabras ¡esa es la auditoria!; porque por ahí entró y salió el dinero del precio exagerado del contrato y su impacto alcista en otros costos influenciados por el monto del contrato (como los prestamos e intereses bancarios, por ejemplo). El “Informe Especial” sobre Punta Catalina, publicado por la Cámara de Cuentas, solo presenta una relación de los gastos incurridos entre 2013 y 2017 en la construcción de la termoeléctrica. Es decir, la Cámara de Cuentas no investigó de dónde salieron los 1,945 millones de dólares; ni las causas y consecuencias financieras de los dos años de retraso, ni tampoco la razón de la demanda por 708 millones hecha por Odebrecht contra el Gobierno dominicano en Nueva York en el 2017. En resumen, Catalina tiene muchas zonas por investigar y su administrador le está agregando otro “lado oscuro” al anunciar la venta del 50% a precio vil.

Por:

Antonio Almonte.

Noticias destacadas