República Digital - Indotel Anuncio

19 de junio del 2021

Opinión

El mismo Trump

César Medina. lobarnechea1@hotmail.com. Donald Trump nunca ha sido distinto: ni como niño rico y consentido, ni como empresario “de la diversión nocturna”, ni como figura mediática del reality show, ni como aprendiz de político en el Partido Demócrata, ni como candidato irreverente “sin ninguna posibilidad”, ni ahora como Presidente Republicano con el poder absoluto… … […]




César Medina.
lobarnechea1@hotmail.com.

Donald Trump nunca ha sido distinto: ni como niño rico y consentido, ni como empresario “de la diversión nocturna”, ni como figura mediática del reality show, ni como aprendiz de político en el Partido Demócrata, ni como candidato irreverente “sin ninguna posibilidad”, ni ahora como Presidente Republicano con el poder absoluto…

… Siempre ha sido el mismo Trump, y evidentemente morirá siendo la figura más controversial que haya ocupado la Casa Blanca cuarenticuatro presidentes después.

Si eso es malo o si eso es bueno está por verse… De lo que no le queda duda a nadie es de que Trump ha puesto a la humanidad a preguntarse por el tipo de sociedad que es la norteamericana: cuando quiere, coge su propia democracia y se la pasa por el Arco del Triunfo sin explicarle a nadie por qué lo hace.

Cualquiera quisiera saber, por ejemplo, qué piensan en este momento de Trump -a menos de una semana de haber asumido el poder-, los cinco expresidentes norteamericanos que aún viven para contarlo: Carter, Clinton, los dos Bush y Obama… Tal vez se están diciendo: ¡Este cuento sí ha cambiado…!

Nadie tiene la más remota idea del fin de esta historia, pero sin ninguna duda Donald Trump dejará huellas imborrables a su paso por la Presidencia de la nación más poderosa del mundo.

… Más allá del frío
José Café me escribe sobre el tema desde Barcelona: Con asombro, escepticismo y, más allá del frío que hacía en Washington, la frialdad de la plana mayor del Estado norteamericano, Donald Trump fue investido como el cuadragésimo quinto Presidente de los Estados Unidos.

Superando a cualquier Presidente en su investidura, trató a su predecesor con gran dignidad. En ningún momento le recordó a Obama que ya no es el inquilino de la Casa Blanca. Siempre me ha parecido inapropiado que el gobernante entrante trate de expresidente al saliente.

Fiel a su personalidad, al dirigirse a los políticos no parecía un gobernante sino un ciudadano común y silvestre utilizado y olvidado por ellos.

Les dijo que ellos siempre se llevan los beneficios del Gobierno y el pueblo pringa con los costos. Que prosperan en grande, pero las factorías cierran dejando a las ciudades desoladas con el desempleo y las físicas ruinas de las naves abandonadas. Que se protegen a sí mismos pero no a la gente. Que les gusta hablar de los problemas pero nunca los resuelven.

Y la nueva promesa es que todo eso cambiará porque ha llegado él para representar al pueblo. Reiteró algunas de las propuestas de la campaña y proclamó que no llegó a la presidencia para exportar la democracia.

El mundo vs. Trump
La reacción de la prensa fue simultánea y unánime en calificar su discurso de populista y del más radical que se haya pronunciado en una inauguración presidencial en USA.

La reacción más destacada fue la marcha de las mujeres en Washington. El temario de las intervenciones fue el mismo de siempre: el muro, inmigración, xenofobia, homofobia, misoginia, miedo y el amor sobre el odio.

La actriz Scarlett Johansson apostilló: “Presidente Trump, no voté por usted. Eso no quiere decir que no acepté que sea el Presidente y me gustaría estar en capacidad de apoyarlo, pero primero le pido que me apoyes a mí, a mi hermana, a mi madre y a todos mis amigos…”.

Esa joven señora es guapísima, una de las principales actrices de Hollywood, es la musa de Woody Allen y protagonizó la película de mayor recaudo en la historia del cine.

Y todavía le pide a Trump que la apoye. Lo quiere todo…

Noticias destacadas