República Digital - Indotel Anuncio

10 de mayo del 2021

Política

El otro Leonel

Desde que en mangas de camisa, y una  determinación que pocos le conocían, encabezó las protestas frente al Congreso Nacional  que frustraron la reforma constitucional  que le abriría las puertas  a una nueva reelección  del presidente Danilo Medina, supimos  que había otro Leonel Fernández  más allá o más acá del atildado intelectual de saco y […]




Desde que en mangas de camisa, y una  determinación que pocos le conocían, encabezó las protestas frente al Congreso Nacional  que frustraron la reforma constitucional  que le abriría las puertas  a una nueva reelección  del presidente Danilo Medina, supimos  que había otro Leonel Fernández  más allá o más acá del atildado intelectual de saco y corbata y exquisita  cortesía que fue tres veces Presidente de la República.  Que resultó ser el mismo, por cierto, que desafió a pecho abierto al poder que se anida en el Palacio  Nacional durante la campaña que precedió a las primarias que pensó ganaría de calle; y el mismo, también, que tras los resultados  adversos proclamó  a los cuatro vientos que fue víctima  de un fraude colosal, lo que finalmente lo llevó a hacer lo que muy poca gente, dentro y fuera del PLD, creyó que haría: renunciar al partido que presidió los últimos veinte años. De allá hasta acá lo hemos  visto empeñado en  hacer el rol de político opositor, y hasta atreviéndose a criticar lo que hizo con largueza  cuando  fue Presidente: utilizar  los recursos del Estado en su propio beneficio y  del entonces candidato Danilo Medina, a quien trató con tanta generosidad que provocó un déficit fiscal que todavía arrastramos. Cierto es, como dicen por ahí, que desde la oposición las cosas se ven  muy distintas, pero no tanto como para perder la perspectiva de la realidad y cometer errores de bulto que un político  de su experiencia no cometería, por lo menos el Leonel que conocimos hasta hace  unos meses. Su anuncio de que creará un Comité de Defensa del Voto, integrado por expolicías y exmilitares “que saben de eso”, para que en cada mesa electoral eviten que “se altere la voluntad popular“ no tuvo mucha resonancia debido a que coincidió con la Nochebuena. Pero se pasó tanto de contento que alguien habrá pensado que se le olvidó tomar su medicamento, o que debido al estrés acumulado  está necesitando que lo mediquen. Por: Claudio Acosta

Noticias destacadas