República Digital - Indotel Anuncio

12 de mayo del 2021

Política

El patrimonio de Danilo

Emerson Soriano Se levanta majestuoso dentro de la manzana formada por las calles México, Doctor Delgado, Moisés García y 30 de Marzo. Fue terminado de construir el 16 de agosto del año mil novecientos cuarenta y siete bajo la responsabilidad del arquitecto Guido D¥ Alessandro Lombardi. Tiene tres plantas y ocupa una superficie de dieciocho […]




Emerson Soriano

Se levanta majestuoso dentro de la manzana formada por las calles México, Doctor Delgado, Moisés García y 30 de Marzo. Fue terminado de construir el 16 de agosto del año mil novecientos cuarenta y siete bajo la responsabilidad del arquitecto Guido D¥ Alessandro Lombardi. Tiene tres plantas y ocupa una superficie de dieciocho mil metros cuadrados. Una verdadera obra de la arquitectura de entonces que participa de los estilos victoriano, Neoclásico, Renacentista italiano, Barroco grecorromano y el francés Luis XVI. Desde su terminación, hace setenta y un años, constituyó un lugar inaccesible para la gente de pueblo.

Muchos dominicanos nacieron, crecieron, se reprodujeron o no y murieron sin haber podido conocer este símbolo dominicano más que en lo que la vista permitía desde afuera. Por eso, poseer un pase al lugar fue signo de prestigio social y político, ya que, como es natural, las cosas admiten valoración superior para los humanos en la medida en que solo algunos pocos pueden acceder a ellas, y sobre todo, porque nada satisface más el ego que sentirse incluido en ese restringido grupo que todo lo puede y todo lo accede; en definitiva, porque todos estos años quienes lo han visitado han encontrado un vanidoso motivo para sentirse diferente que las personas “comunes” a quienes les estaba vedado su acceso.

Siendo la residencia oficial del presidente de la república, su construcción es a prueba de una diversidad de fenómenos naturales, y sobre todo, por haber sido mandado a construir por el tirano Rafael Leónidas Trujillo Molina, quien sentía la necesidad de protegerse de los enemigos que día a día ganaba, tiene las características de un Búnker a prueba de balas de no pocos calibres.

Todos pasábamos frente a él y solo nos quedaba imaginar su desempeño interior, su solemnidad, el poder administrado y hasta algunas pomposidades que no son. Últimamente se nos hizo más atractivo aún, ya que en ocasión de las festividades de Navidad fue decorado con preciosas luces de múltiples colores, creando un entorno mágico que también teníamos que conformarnos con observar desde afuera.

En el mes de noviembre de este año el presidente Danilo Medina Sánchez, un hombre vinculado a su pueblo, dispuso que el Palacio Nacional, sede del gobierno, a propósito de la celebración de la Navidad y la decoración de que ha sido objeto, pueda ser accedido por el pueblo en sentido general, con la única condición de que se observe la adecuada conducta, para que la familia dominicana, dentro de los que se incluyen sus hijas, su esposa y él, puedan compartir en una atmósfera armoniosa de evocaciones y de sueños, la magia de la Natividad.

Solo de Danilo podía esperar el pueblo una medida de esa naturaleza. Y complace sobremanera saber que tenemos un presidente consciente de que su investidura no lo hace diferente de ningún ser humano y que quiere sentir la satisfacción de compartir con todos los dominicanos todos los espacios posibles, factor que, con toda certeza,  rebozará la alcancía donde guarda los afectos de su pueblo y que en el devenir constituirán su patrimonio más preciado.

El autor es abogado y politólogo.

Noticias destacadas