República Digital - Indotel Anuncio

06 de mayo del 2021

Política

El PRM la jugó bien

A propósito del proyecto de ley de partidos políticos, que ha recorrido una travesía congresual de más de 15 años, son tantas las posiciones que han ido y venido que, como siempre, evidencian actuaciones que responden más a intereses coyunturales que a concepciones ideológicas. He repetido que, de muchos dirigentes estar colocados en circunstancias distintas, […]




A propósito del proyecto de ley de partidos políticos, que ha recorrido una travesía congresual de más de 15 años, son tantas las posiciones que han ido y venido que, como siempre, evidencian actuaciones que responden más a intereses coyunturales que a concepciones ideológicas. He repetido que, de muchos dirigentes estar colocados en circunstancias distintas, asumirían roles antagónicos a los enarbolados en estos momentos. En este último tramo, el asunto adquirió mayor complejidad por la convergencia de tres factores: demandas ciudadanas por la aprobación de la ley; esfuerzos desde el poder por utilizar la legislación como mecanismo para impulsar el proyecto reeleccionista, y oposición de la facción de Leonel Fernández dentro del PLD. De ese contexto hay que partir para evaluar la actitud del PRM, que resultó decisiva para que el proyecto se convirtiera en ley. Desde mi perspectiva, esa organización partidaria actuó con inteligencia política y expondré mis argumentos para arribar a esa conclusión. En primer lugar, si bien es cierto que lo aprobado no satisface las aspiraciones de importantes sectores de la sociedad, no menos cierto es que se ansiaba disponer de un marco normativo que aun de forma tímida limite la actividad desenfrenada de los partidos. El PRM debía evitar ser percibido como obstáculo para lograrlo. Segundo, es evidente que del PRM no haber adoptado la posición que asumió, las posibilidades de comparecer dividido ante el congreso eran enormes, con la agravante de que no hubiese evitado la aprobación del proyecto, quizás en condiciones que le habrían resultado más hostiles. Tercero, es incorrecto derivar del apoyo del PRM un aporte para la modificación de la Constitución para permitir la repostulación del presidente. La verdad es que el PRM evitó que Danilo Medina pudiese lograr la ley en los términos que la pretendía. Ese deseo fue frustrado y lo lógico es suponer que lo mismo ocurriría si procurase continuar en su cargo. Con quien debe ser comparado lo que ha sucedido es con la derrota de las pretensiones iniciales del presidente, no con lo que al final terminó alcanzando, que es algo que solo le reporta beneficios a lo interno de su partido. Cuarto, el PRM, al votar como lo hizo, atiza las dificultades innegables en el PLD. Obvio que esto no va a ser ponderado como victoria, pero eso no debe hacerlo el PRM, sin embargo, para un emisor de opiniones como quien escribe, es deber resaltarlo.

Por:

Pedro P. Yermenos Forastieri .

Noticias destacadas