República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Opinión

El problema de llamar a los testigos en el “impeachment”

Adolfo Valenzuela. adolfo.valenzuela@listindiario.com. El exasesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, podrá deponer frente al Senado estadounidense solo si los republicanos ceden a las presiones de los demócratas para que así suceda. Desde el principio del “impeachment” la mayoría de los senadores favorecían que no habría cuestionamientos a testigos que podrían ser considerados […]




Adolfo Valenzuela.
adolfo.valenzuela@listindiario.com.
El exasesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, podrá deponer frente al Senado estadounidense solo si los republicanos ceden a las presiones de los demócratas para que así suceda. Desde el principio del “impeachment” la mayoría de los senadores favorecían que no habría cuestionamientos a testigos que podrían ser considerados “claves”. El primero que planteó la negativa fue el senador  Mitch McConnell y de antemano aseguró que no estaba a favor de que el mandatario fuera destituido, a pesar de que en principio no tenían unas relaciones amigables. Bolton escribió unas “memorias” sobre su temporada en la Administración Trump, en las que narra detalles y situaciones confidenciales con su jefe, La publicación se titula “The room where it happened”, “La habitación donde sucedió” en traducción libre, y un borrador fue filtrado a la prensa. El autor da detalles específicos sobre uno de los puntos principales que justifica el juicio político contra el  Presidente, “afirmar que Trump le dijo a Bolton en agosto pasado que el dinero, casi 400 millones de dólares, permanecería congelado hasta que Kiev anunciara una investigación sobre el demócrata Joe Biden, su potencial rival electoral”. Las armas han sido dirigidas hacia Bolton, sobre todo porque escribió el libro en cuestión luego de que fuera forzado a renunciar de la posición en el tren gubernamental. Trump, por supuesto, ha desmentido que hablara con Bolton sobre la retención de la ayuda a Ucrania (lo cual es por ley aprobada por  el Congreso de EE.UU. y el incumplimiento es una violación a la ley) La Casa Blanca no ha perdido tiempo para reaccionar a la tormenta política que se avecina, si Bolton logra publicar el libro, pero primero habría que demostrar que la publicación no contiene información considerada confidencial, lo cual afectaría a la seguridad nacional, el argumento más recurrido en este tipo de enfrentamiento. Los demócratas consideran que no hay confidencias. Trump cree que sí.

Noticias destacadas