República Digital - Indotel Anuncio

10 de abril del 2021

Economía

El pulso por el muro con México acerca al Gobierno de Estados Unidos al cierre

Está siendo un final de temporada muy convulso en el Capitolio. A menos de doce horas de que acabe el plazo para renovar los presupuestos del Gobierno de Estados Unidos y evitar el cierre de la Administración, las negociaciones entre los legisladores están en un punto muerto. Por un lado, el presidente Donald Trump amenaza […]




Está siendo un final de temporada muy convulso en el Capitolio. A menos de doce horas de que acabe el plazo para renovar los presupuestos del Gobierno de Estados Unidos y evitar el cierre de la Administración, las negociaciones entre los legisladores están en un punto muerto. Por un lado, el presidente Donald Trump amenaza con no aprobar ningún proyecto de ley que excluya una partida presupuestaria para la construcción de muro con México, y por el otro, los demócratas insisten en que no le darán sus votos a una propuesta que destine fondos a ese mismo objetivo. Mientras que ninguno de los dos lados parece querer moverse un ápice de su posición, el tercer shutdown del año se vuelve inminente. Y el mandatario ha adelantado este viernes que podría ser "muy largo".

El respiro que había ofrecido este miércoles el Senado al aprobar unos fondos que permitían a la Administración funcionar con normalidad hasta el 8 de febrero ha chocado con el muro trumpiano. El presidente se reunió este jueves con los líderes del Partido Republicano para zanjar el tema: sin muro, no hay presupuestos. Con esta amenaza a cuestas, los republicanos redactaron un proyecto de ley con el mismo objetivo que el anterior, pero que además asignaba 5.700 millones de dólares para la construcción de la valla. La Cámara de Representantes aprobó el documento que ahora debe discutirse en el Senado, donde no cuenta con los votos necesarios para salir adelante. Trump le pidió este viernes a Mitch McConnell, líder de la mayoría del Senado, que haga uso de la "opción nuclear". Este es un procedimiento que permite que el partido de mayoría -en este caso, el republicano- apruebe una medida sin que pueda ser bloqueada por el partido de minoría -los demócratas-. Para que salga adelante el proyecto de ley presupuestario necesita de 60 votos a favor en la Cámara Baja. Esto quiere decir que ocho congresistas de la oposición voten a favor. Como no hay voluntad de para eso si incluye fondos para el muro, la "opción nuclear" puede cambiar las normas del Senado y hacer que los fondos se aprueben solo con mayoría simple (el 50 + 1). Sin embargo, dentro del mismo partido republicano existen divisiones respecto a esta idea del mandatario.
"Yo ya he dejado mi posición muy clara. Cualquier medida que financie al Gobierno debe incluir la seguridad fronteriza (...) Los muros funcionan, nos guste o no. Funcionan mejor que nada”, dictaminó el presidente este jueves en un evento en la Casa Blanca. Horas más tarde el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer comparecía ante las cámaras: “El presidente Trump está sumiendo al país en el caos”. Los líderes de la oposición en el Congreso responsabilizaron a la “rabieta de Trump” el cierre parcial de Gobierno. El proyecto de ley de última hora fue aprobado por la Cámara de Representantes —controlada por los republicanos— con 217 votos sobre 185. La propuesta será votada este viernes en el Senado, que si los demócratas cumplen con lo que dicen, no la van a dejar pasar. Eso significa que a la medianoche puede cerrar casi el 25% de la Administración por falta de fondos. Las agencias federales cuyos presupuestos dependen del Congreso se verán afectadas, como las que se ocupan de la seguridad nacional, la aplicación de la ley, los parques nacionales, el transporte, la vivienda, entre otras. Además, cerca de 800.000 funcionarios se podrían ver obligados a no trabajar a solo unos días de Navidad. La batalla campal por los fondos para el muro llega en un momento en que los deseos del republicano de que México lo pague se han visto frustrados. Actualmente no existe un plan claro sobre cómo Trump sacará adelante una de sus propuestas estelares de campaña que tiene un costo cercano a los 25.000 millones de dólares. "México ya está pagando -indirectamente- por el muro a través del nuevo USMCA, el sustituto del NAFTA", el acuerdo de libre comercio para América del Norte, del que forman parte ambos países y Canadá. "Mucho más dinero entrando en Estados Unidos", publicó este miércoles el mandatario para sacudirse de las críticas. Sin el apoyo del Congreso el neoyorquino tiene las manos bastante atadas, a pesar de que la Casa Blanca ha barajado varias opciones en los últimos días. Según la portavoz de la presidencia, Sarah Sanders, el dinero para la construcción del muro provendría de nuevos ingresos del Departamento del Tesoro producto del crecimiento económico. En paralelo, el presidente le dio la orden a su Gabinete para que detectaran fondos de los contribuyentes que pudieran ser redirigibles a la zona fronteriza. En medio del desorden de posturas y de los rifirrafes entre los legisladores, el motor administrativo se queda sin gasolina.

Noticias destacadas