República Digital - Indotel Anuncio

13 de abril del 2021

Política

El tigueraje pasao de Botello (III)

Por el camino que va, y la insultante impunidad conque lo recorre, no duden ustedes que el diputado reformista Pedro Botello y su saga de agresiones y violencia contra el Congreso Nacional, al que quiere obligar a la mala a que apruebe el proyecto de ley que devolvería a los trabajadores el 30% de lo […]




Por el camino que va, y la insultante impunidad conque lo recorre, no duden ustedes que el diputado reformista Pedro Botello y su saga de agresiones y violencia contra el Congreso Nacional, al que quiere obligar a la mala a que apruebe el proyecto de ley que devolvería a los trabajadores el 30% de lo ahorrado en los fondos de pensiones, tendrá más secuelas que la exitosa franquicia, protagonizada por Vin Diesel, “Rápidos y Furiosos”. Tampoco deben dudar ustedes que termine abonando con la sangre de un muerto su insensata cruzada, pues en esas batallas campales entre manifestantes y policías, como la del pasado jueves, puede suceder cualquier cosa, sobre todo si es mala. Los que tuvieron la oportunidad de ver con sus propios ojos lo ocurrido en las redes sociales o en los noticieros de televisión saben muy bien de lo que estoy hablando, como lo saben los colegas de Botello que cedieron a su chantaje de no aprobarle al gobierno el Presupuesto Suplementario si no le aprobaban el proyecto que promueve, como efectivamente hicieron, y ahora no tienen la fuerza moral, y parece que tampoco los arrestos suficientes, para plantarle cara y ponerlo en su puesto. Y esa debilidad, esa falta de resolución para someter a la disciplina a un legislador fuera de sus cabales (todavía la comisión que investiga los sucesos violentos que Botello protagonizó en octubre pasado no rinde su informe), los hace corresponsables, casi cómplices por omisión, de sus desmanes. Mientras Botello se sienta con la confianza de que puede amenazar, sin ninguna consecuencia, al que es considerado el primer poder del Estado con volver a repetir la violenta protesta del pasado jueves el próximo 27 de febrero, habrá que considerar al Congreso Nacional como una caricatura incapaz de hacerse respetar del tigueraje pasao de uno de sus miembros que a pecho abierto, y ninguna muestra de pudor o de vergüenza, deshonra su investidura.

Noticias destacadas