24 de julio del 2021

Economía

Electricidad, generación y pérdidas en República Dominicana (2 de 2)

Por HUGO BUENO PASCAL  Tal como indicamos, la composición de la matriz de generación eléctrica de la Republica Dominicana, las grandes fallas administrativas de las instituciones regentes del sector y las pérdidas que se producen en los procesos de generación, transmisión y distribución representan las principales razones del porqué este servicio está entre los más caros […]




Por HUGO BUENO PASCAL 

Tal como indicamos, la composición de la matriz de generación eléctrica de la Republica Dominicana, las grandes fallas administrativas de las instituciones regentes del sector y las pérdidas que se producen en los procesos de generación, transmisión y distribución representan las principales razones del porqué este servicio está entre los más caros de todos los países de América Latina.

Las pérdidas por generación, transmisión, distribución y las deficiencias en la gestión administrativa, son las culpables de que el sistema eléctrico en el país, no sea auto sostenible y se haga necesario que el estado dominicano tenga que subsidiar económicamente de manera permanente sus operaciones deficitarias.

De manera general, se tiene que, en los procesos de generación, transmisión y distribución de la energía eléctrica, se producen las pérdidas técnicas, que regularmente suceden en las líneas de transmisión y distribución y las de carácter no técnicas que corresponden a la energía que se lleva a los usuarios pero que no es pagada, lo cual genera pérdidas de carácter financiero para el que suministra el servicio.

En cuanto a los niveles de pérdidas por transmisión y distribución, estos dependen fundamentalmente de la calidad y estado de las infraestructuras utilizadas para estos fines. Las correspondientes a las pérdidas no técnicas, sus niveles son atribuibles esencialmente a la capacidad operativa y administrativa de las empresas que realizan estas funciones.

Sería interesante, echar un vistazo a los niveles de pérdidas de energía eléctrica en los países de América Latina y el Caribe.

De acuerdo con la publicación “Dimensionando las pérdidas de electricidad en los sistemas de transmisión y distribución en América Latina y el Caribe” (Raúl Jiménez y Tomás Serebrisky. BID, 2014), la situación era la siguiente:

El promedio para América Latina y el Caribe, para el año 2014 era de un 17%, sin incluir a Haití. Como se observa la República Dominicana se encontraba encabezando estos países en cuanto al porcentaje de pérdidas de energía generada, trasmitida, distribuida y no cobrada y en un porcentaje equivalente al doble del promedio de toda la región.

La misma publicación indica que, los costos de las pérdidas de electricidad en ALC oscilaron entre US $11 mil millones y US$17 mil millones en 2012, equivalentes a 0.19% y 0.3% del PBI de la región, fluctuando entre un mínimo de 0.02 (Argentina) y un máximo de 2.3% (República Dominicana).

Ha de suponerse que desde el año 2014, los países de América Latina y el Caribe, han ejecutado programas tendentes a la reducción de las pérdidas de energía eléctrica, por lo que se entiende que este promedio de un 17%, hoy día debe ser menor.

No obstante, de acuerdo con la ADIE (Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica), las pérdidas del sector se situaron en 27.1%, en el periodo enero-septiembre 2019, según datos ofrecidos por CDEEE.

Indica, además, que los niveles de pérdidas de EDE Este, permanecen en un 37%, mientras los de EDE Sur se sitúan en un 22%, ambos porcentajes por encima del promedio de América Latina y el Caribe.

Si hacemos un ejercicio de aritmética simple y tomando en cuenta que en el año 2019 la energía eléctrica generada por el Sistema Eléctrico Nacional Interconectado(SENI), fue de 19,260.6 GWH (dominicana en Cifras,2020) y asumimos conservadoramente que se pierde en todo el proceso de generación, transmisión y distribución un 27%, estaríamos hablando de un total de 5,200.4 GWH de energía perdida, lo que arroja también de manera conservadora un total de 38 mil millones de pesos considerando que la energía es vendida por las generadoras a un precio promedio de US$0.13. Estas pérdidas representan cerca del 1% del PIB de la Republica Dominicana.

Consideramos que los gobiernos de turno deberían llevar a cabo un programa que involucre a todos los actores del sistema, con metas específicas en tiempo para reducir estas pérdidas a los niveles por lo menos los de la región, lo cual de seguro contribuirá a que se reduzcan los niveles de energía vendida y no pagada(robo), que es en gran parte ocasionada por los precios a los que se vende, los cuales son proporcionales a los bajos ingresos de la población y consecuentemente se podrán reducir sustancialmente los subsidios que de manera permanente tienen que otorgar al sector eléctrico

Noticias destacadas