República Digital - Indotel Anuncio

17 de mayo del 2021

Opinión

En política “el futuro no es lo que era porque el futuro fue ayer”

Pablo McKinney. UN CAMBIO DE ESTRATEGIA. El lanzamiento formal de la precandidatura presidencial por el PLD de Reynaldo Pared P., luego de que lo hiciera Domínguez Brito, y días antes de un acto similar de Amarante Baret, que se celebrará el próximo lunes 28, mientras en cualquier momento nos llega el lanzamiento de Andrés Navarro, […]




Pablo McKinney.

UN CAMBIO DE ESTRATEGIA. El lanzamiento formal de la precandidatura presidencial por el PLD de Reynaldo Pared P., luego de que lo hiciera Domínguez Brito, y días antes de un acto similar de Amarante Baret, que se celebrará el próximo lunes 28, mientras en cualquier momento nos llega el lanzamiento de Andrés Navarro, Gonzalo Castillo y Francisco Javier García; todo esto, ya digo, muestra un cambio de estrategia del equipo político del presidente Danilo Medina. Que el propio Medina haya citado a los aspirantes una reunión en Palacio para estimular el lanzamiento de sus aspiraciones, aleja del escenario político la posibilidad de una modificación constitucional para su repostulación, para acercarlo a la pantalla en cinemascope del cine Vaganiona, de Baní, para disfrutar de Sean Connery en “La Caza del Octubre Rojo”, un poco demorado. No sé se me explico.

LA BELLE ÉPOQUE DE LEONEL, DANI Y TEMO. – Descartada -momentáneamente- la repostulación del presidente, ahora se trata de averiguar lo que ocurrirá con estos precandidatos y su capacidad -o no- para concitar el apoyo popular pues, como se sabe, en política no se trata tanto de que tú aspires, como de que los otros te aspiren a ti. La estrategia consistiría en que el precandidato que genere las mayores simpatías en el electorado sea apoyado por sus compañeros para enfrentar a Leonel Fernández, que es una manera de que se enfrenten otra vez los dos líderes del PLD, pero en esta ocasión, y es lo peligroso, sin árbitro ni mediación posible, pues el secretario general, Reynaldo, es precandidato, y Temístocles Montás no está por la labor ni puede estarlo, pues allá lejos quedó el tiempo (hasta año 2007) en que Montás era el tercer hombre del Palacio, e incluso en la administración 1996-2000 fue parte de una especie de Triunvirato  nunca nombrado pero activo, constituido por él, Danilo y Leonel. Por eso, cuentan que, en ocasiones, todavía Montás comete el desliz verbal de llamar Dani (como toda la vida) al jefe del Estado. Oiga Usted, que, para entonces, estos tres se tuteaban, mandaban a buscar jugos de zapote con K. a la barra Payán, tiempos de nostálgica camaradería, según me cuentan. Pero el caso es que el PLD va a una confrontación entre sus dos grupos, muy posiblemente sin la participación directa del líder de uno de ellos, Danilo Medina, como candidato, lo que vendría a agravar la situación y aumentar las posibilidades de que, convertido en una maquinaria electoral y enterrada ya su disciplina boschista, entre el mar de la anarquía y la violencia a las primarias moradas, cerradas o abiertas. No olviden que lo mucho hasta Dios lo ve y a cualquiera puede vencerle un Estado.

EN TIEMPOS DE LA ANTIPOLÍTICA. Mientras el mundo occidental pide a gritos la renovación de la política y los partidos (la Eurobarómetro lo acaba de demostrar), en República Dominicana lo único que aparenta ser una organización política (el PLD) se encamina en Plan Shakira a un enfrentamiento fratricida por falta de árbitros, negados a serlo sus dos líderes indiscutibles, que son los únicos que, por su liderazgo, autoridad moral y porque reparten o repartieron los sobrecitos del poder, están en capacidad de garantizar una lucha interna más o menos justa, equitativa y pacífica, y lo demás son cuentos de camino, versitos de enamorado en la Zona. Muertecito de éxitos, el partido morado se niega a entender que ya en la política de Occidente “el futuro no es lo que era, porque el futuro fue ayer”, oiga Usted, que estamos en la era de los antipartidos y la antipolítica en todas partes.

“QUÉ PUEDO DECIRTE YO”. No puede ser casual que, aunque dirigentes de sus respectivos partidos, dos de los cinco políticos dominicanos más admirados y con mayores posibilidades de ser candidatos presidenciales, Margarita Cedeño y David Collado, deban su crecimiento y popularidad a su desempeño como servidores públicos, y no al trabajo de ningún equipo político que ninguno de los dos tiene, lo que no ha impedido su crecimiento en la aceptación popular, según todas las encuestas desde Gallup a Mark Penn pasando por New Link o ASISA. Entonces, si el fenómeno de popularidad que ha sido David Collado desde 2016, o el de Margarita Cedeño desde noviembre de 2005, si esto, mis señores, no les dice nada, “¡qué puedo decirles yo!”

PD: Este sábado 11:00 p.m., David Collado concede a McKINNEY para Color Visión, su primera entrevista como alcalde del D. N.

Noticias destacadas