República Digital - Indotel Anuncio

11 de abril del 2021

Economía

Encuentro Trump-Kim

Juan Guiliani Cury. La sorpresiva y secreta visita del líder supremo de la República Democrática Popular de Corea del Norte Kim Jong- un,  a Pekín la semana pasada,  marca un importante giro hacia la consecución de la desnuclearización de la península de Corea, eje de una zona de alta tensión internacional por los peligros que […]




Juan Guiliani Cury.
La sorpresiva y secreta visita del líder supremo de la República Democrática Popular de Corea del Norte Kim Jong- un,  a Pekín la semana pasada,  marca un importante giro hacia la consecución de la desnuclearización de la península de Corea, eje de una zona de alta tensión internacional por los peligros que representa la carrera de armas nucleares en esos territorios.  El encuentro entre el presidente  Xi Jinping y el líder supremo Kim Jong-un, de Corea del Norte, revestido de un estricto hermetismo  abre un escenario de expectativa y optimismo hacia un histórico acuerdo entre Estados Unidos y Corea del Norte. Desde que terminaron la hostilidades de la Guerra de Corea (1950-1953) estos dos países,  Corea del Norte y Corea del Sur, han vivido “técnicamente” en guerra después de firmado el armisticio de cese el fuego.  Estados Unidos,  mantiene en la península de Corea  23,468 (2017) efectivos militares con sofisticados armamentos para resguardar la defensa de su aliado del Sur de  posibles  amenazas y ataques del vecino del norte. Han sido 70 años de constantes tensiones, provocaciones e incidentes y que en años recientes el peligro ha aumentado debido al desarrollo acelerado de armas nucleares de parte  de Pyongyang, incluyendo misiles y cohetes de   alcances intercontinentales. La tensión se ha elevado de tono desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asumió las riendas de la Casa Blanca, donde ha advertido a su par norcoreano Jong-un,  que pare las pruebas de  estos misiles con ojivas nucleares que incluso se ha dicho podrían tocar puntos del territorio norteamericano. Las advertencias  han llegado a tal extremo que Trump no descarta un ataque militar masivo al país norcoreano de no detener de manera firme dichos ensayos nucleares en la zona. La península de Corea, era una posesión de Japón hasta que en 1945 la antigua Unión Soviética y Estados Unidos,  decidieron partir en dos dicho territorio peninsular  después de finalizado el conflicto de la Segunda Guerra Mundial. La zona está ubicada en el llamado Paralelo 38 y fue en 1948 con esta división que se formó entonces la República Democrática Popular de Corea del Norte.  El viaje secreto a la capital china del líder norcoreano aporta un espacio de distensión en la sensitiva franja; y allana el camino para que  el presidente Trump y el dirigente norcoreano se reúnan cara a cara,  encuentro que hasta ahora ha sido programado para este próximo mes de mayo, pero aun si fecha ni confirmación definitiva. Esta compuerta de esperanza se ha visto precedida por los recientes acercamientos al más alto nivel  entre Seúl  y el también llamado Reino Ermitaño, que incluyó  un encuentro especial entre el presidente surcoreano Moon Jae-in y  su par del norte,  Kim Jong-un, el pasado mes de febrero.  La mediación de China,   ha sido punto de partida cardinal de este cara a cara,  donde se ha utilizado el deporte (XXIII juegos olímpicos de invierno PyoeonChang 2018) como la antesala de una cirugía diplomática del más alto nivel de sofisticación. El mundo está esperanzado en que el encuentro Trump-Kim,  traiga  paz, sosiego  y estabilidad en esta  convulsionada y estratégica  zona del mundo. Corea del Norte y nuestro país formalizaron relaciones diplomáticas  el 24 de septiembre 2007.

Noticias destacadas