República Digital - Indotel Anuncio

13 de mayo del 2021

Opinión

Encuestas y fraude electoral

Hay dos comportamientos de las empresas encuestadoras que merecen ser comentados luego de la celebración de las primarias del Partido de la Liberación Dominicana. Uno de ellos es el relativo a la grosera manipulación que varias empresas encuestadoras hicieron sobre los posibles resultados electorales, proyectando una fácil victoria electoral del precandidato Leonel Fernández. De manera […]




Hay dos comportamientos de las empresas encuestadoras que merecen ser comentados luego de la celebración de las primarias del Partido de la Liberación Dominicana. Uno de ellos es el relativo a la grosera manipulación que varias empresas encuestadoras hicieron sobre los posibles resultados electorales, proyectando una fácil victoria electoral del precandidato Leonel Fernández. De manera pública, una de esas empresas, ASISA, dio a conocer unos resultados que mostraban una diferencia tan grande entre Gonzalo Castillo y Leonel Fernández, a favor de este último, que se llegó inclusive a asegurar la inevitabilidad de su victoria. Esa situación parece que se la creyó el ex presidente Fernández y podría explicar su actitud en el sentido de no contemplar el escenario de una derrota.
El segundo comportamiento es el de la empresa Mark Penn/Stagtwell que tres días antes de la celebración de las primarias dio a conocer de manera pública, bajo los auspicios de Noticias SIN, una encuesta que mostraba un empate técnico entre Leonel Fernández y Gonzalo Castillo. En los círculos políticos se conoce, además, que previo al 6 de octubre, Leonel Fernández recibió de parte de un importante empresario dominicano otra encuesta, realizada por otra firma encuestadora, que mostraba también un virtual empate entre ambos precandidatos. La reacción de Fernández fue rechazar esas encuestas.
Los conocedores de las técnicas utilizadas para desarrollar estudios y sondeos de opinión saben muy bien que si el diseño de las encuestas electorales y la metodología aplicada para su realización son adecuadas, si son hechas de manera profesional y los datos levantados se validan y analizan con la mayor objetividad, las encuestas electorales pueden dar resultados certeros. Y eso es lo que parece ser ocurrió con la encuesta de la empresa Mark Penn/Stagtwell cuyos resultados se aproximaron casi en un 100% al resultado final de las primarias.
Si partimos del criterio de que la encuesta de Mark Penn/Stagtwell y la otra que recibió Fernández reflejaban la realidad del momento electoral que se vivía en el país, el cuestionamiento al voto electrónico y los pobres argumentos utilizados por Fernández para explicar un supuesto fraude electoral hay que interpretarlos como la reacción de un hombre que no se preparó para aceptar una derrota. Su actitud hay que caracterizarla como la de un jugador de barajas que o gana o rompe la baraja. Y eso no es democrático.

La credibilidad de los sondeos electorales se mide en función de su capacidad de anticipar con exactitud los resultados de una elección. Lo mismo puede decirse de las empresas que realizan los sondeos. Son creíbles en la medida que son exactas. En ese sentido, la empresa Mark Penn/Stagtwell, que dio a conocer la verdadera situación electoral del país previo a las primarias, merece el reconocimiento público. Lo contrario para ASISA que se prestó a una vulgar manipulación de la opinión pública.

Por: Juan Temístocles Montás.

Noticias destacadas