República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Opinión

¿Es Guantánamo?

CÉSAR MEDINA. Uno de los grandes avances institucionales que ha tenido el país en las últimas dos décadas es la modificación que se ha logrado en el sistema penitenciario, que sirve de ejemplo al resto de Latinoamérica y que en algunos aspectos envidian hasta naciones desarrolladas. Por eso lucen injustas las valoraciones que se asumen […]




CÉSAR MEDINA.
Uno de los grandes avances institucionales que ha tenido el país en las últimas dos décadas es la modificación que se ha logrado en el sistema penitenciario, que sirve de ejemplo al resto de Latinoamérica y que en algunos aspectos envidian hasta naciones desarrolladas. Por eso lucen injustas las valoraciones que se asumen en un supuesto informe del Departamento de Estado en ese sentido, sin desconocer que todavía se arrastran vicios que deben ser corregidos hasta que todos los recintos penitenciarios entren al sistema reformado. Sobre este tema no se debe particularizar aunque tiene sus protagonistas --primero Leonel Fernández, que lo concibió en su primer mandato a partir de 1996, y luego Roberto Santana, que lo puso en ejecución a base de coraje y mucho trabajo--, pero es irritante que mientras los demás países de la región lo toman como modelo, los Estados Unidos lo descalifiquen. En mis tareas oficiales he tenido que ir en estos días a El Salvador, Guatemala, Colombia y Paraguay, y en esos cuatro países el mayor interés de las autoridades ha girado en torno a nuestra experiencia con un sistema carcelario que revaloriza la condición humana por encima de cualquier delito --por grave que sea--, para dignificar el estado de reclusión. Lo que empezó como un experimento casi académico producto del empeño de ciudadanos como Roberto Santana para humanizar las cárceles, avanza como un sistema modélico que intentan replicar países con economías de mucho mayor solidez e importancia que la nuestra. Pero ese esfuerzo evidentemente no es suficiente a partir de los términos en que el Departamento de Estado se refiere a las cárceles dominicanas… … Prisiones comunes Casi la mitad de los reclusos dominicanos --unos 12 mil--, están en el sistema carcelario reformado, pero ese detalle no se jerarquiza ni se le confiere la menor importancia en el informe que se atribuye al Departamento de Estado… Aunque lo que se sabe de él --de ese informe--, es producto de “filtraciones” porque no se ha dado a conocer oficialmente. “(…) La Victoria, prisión tradicional más antigua, tiene más de ocho mil reclusos aunque está diseñada para una capacidad máxima de 2,500… Los reclusos policiales y militares reciben un trato preferencial, al igual que los que tienen los medios financieros para alquilar un espacio preferente en las camas y comprar otras necesidades”. “(…) Los informes de malos tratos y violencia en todas las cárceles son comunes, así como el hostigamiento, la extorsión y búsquedas inapropiadas de los visitantes a las prisiones. Algunas cárceles permanecen fuera del control de las autoridades y hay denuncias de tráfico de drogas y armas, prostitución y abuso sexual…”. Por supuesto, denunciar estos vicios carcelarios -- exagerados incluso en la peor prisión dominicana--, parecería tarea del Vaticano y no de la diplomacia de un país que de lo menos que puede enorgullecerse es de las condiciones en que vive su población carcelaria, estimada en casi dos millones de personas. … Mucho peor aún Si el informe cita como aberrante el sistema carcelario dominicano, peor es lo que dice del tratamiento a los reclusos en los recintos comunes, citando incluso fuentes sin ninguna credibilidad: “(…) La Policía utilizó diversas formas de abuso físico y mental para obtener confesiones de sospechosos detenidos… Los métodos abusivos utilizados para extraer confesiones incluían asfixia cubriendo las cabezas de los detenidos con bolsas de plástico golpeándolos con palos de escoba, obligándolos a permanecer de pie durante las noches y golpeándolos en los oídos con puños enguantados o espumas de muebles duros para no dejar marcas”… ¿Seguro que ese informe no se refiere a los presos de Guantánamo…?

Noticias destacadas