República Digital - Indotel Anuncio

11 de abril del 2021

Mundiales

España entrega a EE UU al hacker ruso acusado de interferir en las elecciones presidenciales

Agentes de la Policía Nacional han entregado este martes a los Marshall de EEUU en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid al ciudadano ruso Piotr Levashov. Levashov fue detenido el pasado 7 de abril en Barcelona, donde estaba de vacaciones con su mujer y su hijo, después de que Washington lo reclamara como presunto responsable de graves […]




Agentes de la Policía Nacional han entregado este martes a los Marshall de EEUU en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid al ciudadano ruso Piotr Levashov. Levashov fue detenido el pasado 7 de abril en Barcelona, donde estaba de vacaciones con su mujer y su hijo, después de que Washington lo reclamara como presunto responsable de graves delitos informáticos. Según la petición de extradición cursada por EEUU, este ciudadano ruso creó una red de ordenadores zombis llamada Kelihoos, a través de la cual hizo envíos masivos de correo basura con los que infectó con software malicioso cientos de miles de equipos de todo el mundo cuyos propietarios se vieron obligados a pagar un rescate económico para que fueran desbloqueados. Según la nota que hizo pública este jueves el Ministerio del Interior para informar de la entrega, el informático ruso "había realizado este tipo de actividades durante más de diez años, obteniendo grandes beneficios económicos". En la vista que se celebró en septiembre en la Audiencia Nacional —y que dio luz verde judicial a su entrega, respaldada a finales de diciembre por el Consejo de Ministros— Levashov alegó para evitar su extradición que la verdadera razón por la que las autoridades estadounidenses le reclamaban era política al considerarle responsable del supuesto hackeo de los equipos informáticos del Partido Demócrata durante la campaña electoral de las Presidenciales de 2016 que dieron el poder a Donald Trump, como se señaló desde algunos medios. En la vista, el experto informático no aclaró si realmente había participado en estas maniobras y se limitó a reconocer que había trabajado para Rusia Unida, el partido del presidente Vladimir Putin, recabando información de otros partidos, algo que esta formación desmintió. Levashov también alegó que, por su formación de militar, conocía secretos armamentísticos y que temía ser torturado para revelar esa información. La defensa del Levashov también pidió que fuera juzgado en España, ya que que parte de las víctimas de los delitos que se le acusaban estarían en el país. El 3 de octubre, la Audiencia Nacional dio el visto bueno a la entrega de Levashov a Estados Unidos al considerar que se cumplían "los presupuestos documentales exigidos" y que no existía "la motivación política denunciada". En este sentido, el fallo recalcaba que la demanda americana no incluía ninguna referencia a los presuntos conocimientos armamentísticos del informático ni a su supuesta implicación en el hackeo electoral. El posterior recurso de su defensa, en el que aseguraba que se había vulnerado el derecho de defensa de Levashov al no admitirse cierta documentación que había presentado, también fue rechazado. En aquel escrito, el letrado recalcaba que en la documentación que Washington había remitido para pedir la entrega se aseguraba que el informático había tenido "acceso a múltiples servicios de ordenadores manejados por las autoridades estadounidenses", lo que interpretaba como una alusión a las elecciones presidenciales de 2016. Para entonces, la Federación Rusa también había reclamado al Ministerio de Asuntos Exteriores de España la entrega del experto informático por idénticos delitos a los que planteó en su demanda Estados Unidos. Ello obligó al Consejo de Ministros -que tiene siempre la última palabra en los procesos de extradición- a decidir a cuál de los dos estados iba a entregar a Levashov. En su reunión del pasado 29 de diciembre se decantó por Estados Unidos, donde será juzgado por los delitos de asociación criminal para cometer fraude informático, daños informáticos, suplantación de identidad y escuchas telefónicas, entre otras infracciones penales. Tras conocerse este jueves la entrega efectiva de Levashov a agentes estadounidenses, la agencia rusa Sputnik recogía un comunicado de la Embajada rusa en Madrid en la que mostraba su "decepción" por la decisión de Madrid.

Noticias destacadas