República Digital - Indotel Anuncio

15 de mayo del 2021

Deportes

Están irrespetando los millones

Por Hugo López Morrobel. Usted puede o no estar de acuerdo, pero sin lugar a dudas el agente de peloteros Scott Boras es un verdadero genio en la negociación de contratos, los que están dejando boquiabiertos a todos, debido a la cantidad de millones envueltos y el tiempo de duración de los pactos. En menos […]




Por Hugo López Morrobel.

Usted puede o no estar de acuerdo, pero sin lugar a dudas el agente de peloteros Scott Boras es un verdadero genio en la negociación de contratos, los que están dejando boquiabiertos a todos, debido a la cantidad de millones envueltos y el tiempo de duración de los pactos.

En menos de 72 horas Boras totalizó más de 800 millones de dólares en tres contratos para los lanzadores Stephen Strasburg, Gerritt Cole y para el antesalista Anthony Rendón.

Sostengo que el convenio de los Yanquis con Cole por 345 millones, por nueve años, es muestra de la desesperación por lanzadores , en especial los equipos de grandes mercados, como es el caso de los Yanquis.

El caso más llamativo sobre el desespero imperante fue el contrato que obtuvo Boras para Rendón, quien si bien es cierto es un buen jugador, y lo demostró con los Nacionales, no creo que retenerlo por siete campañas, por 245 millones, sea lo mejor para los Angels.

Todo indica que el mercado del béisbol crece exponencialmente, un signo de que el negocio sigue y se hincha en lo productivo.

sta situación es un alerta para muchos jugadores jóvenes que han acumulado buenos números en su primer o segundo año, no se atarán a contratos que en apariencia pintan llamativos o para asegurar su futuro, si se proyecta que el mercado debe continuar por esa vertiente.

Es muy posible que esa tendencia incida en los “elevados” salarios que ya están exigiendo muchos jugadores a los equipos locales en el torneo dominicano, y el reciente “impasse” entre Arístides Aquino y los Tigres de Licey, sea solo el comienzo de lo que podría venir en el futuro inmediado.

RADARES.- Los fanáticos de las Águilas están rogando porque las Estrellas no hagan el milagro y las descarten. Lo que más reconforta a los cibaeños es que faltan apenas cinco juegos para terminar la serie regular y todavía la ventaja es de dos juegos.

Mientras eso ocurre con aguiluchos y orientales, entre los seguidores de los Gigantes se abrigan muy pocas esperanzas de lograr lo que a ojo de pájaro parece sencillamente imposible. Una lástima, porque los Gigantes del Cibao hicieron todos los movimientos posibles para alcanzar la clasificación.

Noticias destacadas