República Digital - Indotel Anuncio

13 de abril del 2021

Economía

Estos son los 6 países de América Latina que esperan entrar en AIIB, el banco que lidera China y que compite con el FMI y el Banco Mundial

A dos años de su creación, la iniciativa china que es vista como el rival del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) continua despertando el interés de nuevos países. Se trata del Banco Asiático de Inversion en Infraestructura (AIIB por sus siglas en inglés), fundado en marzo de 2015. El AIIB se presenta […]




A dos años de su creación, la iniciativa china que es vista como el rival del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) continua despertando el interés de nuevos países.

Se trata del Banco Asiático de Inversion en Infraestructura (AIIB por sus siglas en inglés), fundado en marzo de 2015. El AIIB se presenta en su página web como una institución que busca unir fuerzas para abordar las "necesidades sobrecogedoras de infraestructura" que existen en Asia. Su objetivo es "estimular el crecimiento y mejorar el acceso a los servicios básicos" en las zonas menos favorecidas de la region. Sin embargo, casi la mitad de las naciones participantes se encuentran en otro continente. Y entre ellas, hay seis estados latinoamericanos en calidad de "futuros miembros" que esperan poder beneficiarse de sus préstamos.

Una ayuda complementaria

Cuando los gobiernos emergentes tienen problemas económicos, suelen recurrir a alguno de los dos organismos internacionales surgidos de los acuerdos de Bretton Woods: el Banco Mundial y el FMI.
Sede del Banco Mundial.Derechos de autor de la imagen qingwa
Image caption Algunos analistas ven el AIIB como un intento de rivalizar con el Banco Mundial y el FMI.
Pero aceptar ayuda de estas instituciones implica adherirse a sus directrices. Y estas han recibido muchas críticas a lo largo de los años. Sobre todo el FMI, que ha sido acusado de estar más enfocado en sanear cuentas que en mejorar la situación de los más necesitados. Tal vez por eso, la idea de una nueva fuente de financiación fue tan bien recibida. Cuando el AIIB nació, los países miembros e interesados sumaban 57. Hoy, ya son 80. Las funciones de esta entidad se superponen con las de ambas instituciones: financia proyectos de infraestructura como hace el Banco Mundial e interviene cuando hay problemas de liquidez que afectan la balanza de pagos como hace el FMI. A esto se suman acuerdos de intercambio de divisas que dan protagonismo al yuan sobre el dolar estadounidense. Por eso, muchos analistas creen que se trata de un intento chino de restar importancia a los organismos clásicos, donde Estados Unidos se sitúa como el mayor inversor. Estos son los países de América Latina que tienen estatus de futuro miembro:

Brasil

Brasil es el Único país de Latinoamérica que participo en la iniciativa desde el principio y que figura como un miembro fundador, pese a continuar con la etiqueta de "futuro". El gigante sudamericano debía realizar el año pasado los cambios y trámites necesarios para convertirse en un miembro pleno antes de 2017, que incluyen la ratificación parlamentaria y el deposito de la primera cuota. Pero Brasil ya estaba atrasado en los pagos a docenas de organismos internacionales aduciendo falta de fondos, según el diario económico Financial Times.
Ji LinqunDerechos de autor de la imagen FRED DUFOUR
Image caption El presidente del AIIB es el chino Jin Liqun.
A esto se suma el ajetreo político provocado por el proceso de impeachment contra Dilma Rousseff y el cambio de gobierno que acarreo. Así­ que los miembros de AIIB acordaron el pasado mes de marzo ampliarle el plazo hasta finales de 2017. Aunque la realidad política ha llevado a la nación sudamericana a decidir rebajar su participación en el banco de las 32.000 acciones pactadas a solo 50.

Peru y Venezuela

Peru y Venezuela fueron las primeras naciones en seguir los pasos de Brasil y tantear las posibilidades de ingresar en el AIIB. Ambos fueron aceptados el pasado 23 de marzo. El interés de China por la region ha crecido mucho en la Última década.
Un mapamundi en una mano.Derechos de autor de la imagen Gumpanat
Image caption La presidenta chilena ve el AIIB como "un buen complemento al orden financiero internacional".
En 2008, las inversiones en América Latina procedentes de la potencia asiática no llegaban a los US$20.000, según los datos del Banco Mundial. En 2016, superaron los US$110.000 millones. Las materias primas y las infraestructuras son las oportunidades de negocio que más atraen a los chinos. Peru, es su destino favorito después de Brasil.

Chile y Bolivia

Ambos países fueron aprobados por el AIIB el pasado 13 de mayo y deberán ratificar su adhesión este año.
Trabajadores en ChileDerechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Chile quiere expandir su red de conectividad por medio de AIIB.
Chile espera poder ampliar su red de "conectividad e infraestructura" a través de esta institución, según declaro entonces su presidenta, Michelle Bachelet, según la agencia EFE. La mandataria cito al cable transpacífico de fibra óptica y los corredores bioceánicos Atlántico-Pacífico como ejemplos de proyectos que podrían beneficiarse de esta alianza. Para ella, esta entidad "puede ser un buen complemento al orden financiero internacional". Una opinion que refleja la actitud de la mayoría de países que se han unido al AIIB.

Argentina

Argentina fue el Último país latinoamericano en solicitar su entrada en el AIIB, siendo aceptado como futuro miembro el pasado viernes. Su presidente, Mauricio Macri, participo el mes pasado en la cumbre de la Nueva Ruta de la Seda, el proyecto que impulsa el gobierno chino para abrir nuevas rutas comerciales. En su bienvenida al AIIB, su presidente, Jin Liqun, destaco que Argentina es una economía importante en Sudamérica y que guarda esperanzas sobre "el papel que vaya a desempeñar" cuando se una por completo al banco.
Plantas nuclearesDerechos de autor de la imagen LUDOVIC MARIN
Image caption China es un fuerte inversor en infraestructura en Argentina, donde participa en proyectos como centrales nucleares.
La principal ventaja será el acceso a financiación, del que solo se pueden beneficiar quienes sean miembros al 100%. China ya es un fuerte inversor en infraestructura en este país, donde participa en proyectos como centrales nucleares e hidroeléctricas.

Noticias destacadas