República Digital - Indotel Anuncio

21 de abril del 2021

Economía

EU: sociedad dividida con graves problemas estructurales

Ramón Núñez Ramírez. El asalto al Capitolio de los EU no puede verse como un episodio sin precedentes provocado por un Presidente díscolo y unas masas fácilmente influenciables. No, esos hechos hay que analizarlos desde el punto de vista de una sociedad profundamente dividida, donde el ingreso se sigue concentrando en pocas manos y el […]




El asalto al Capitolio de los EU no puede verse como un episodio sin precedentes provocado por un Presidente díscolo y unas masas fácilmente influenciables. No, esos hechos hay que analizarlos desde el punto de vista de una sociedad profundamente dividida, donde el ingreso se sigue concentrando en pocas manos y el sistema político ha desembocado en una plutocracia. El asesinato de George Floyd a manos de policías en Minneapolis, Minnesota, que provocó manifestaciones de protestas en todo el país, es una muestra de las profundas desigualdades raciales entre blancos y afroamericanos. Si bien en las últimas décadas los avances de los afroamericanos han sido notables en la educación, representación política, negocios, deportes y el arte, sin embargo el éxito de algunos ciudadanos no significa que como grupo demográfico hayan logrado la paridad con los blancos. La diferencia de ingresos es uno de los elementos más notables y un estudio realizado por el Centro de Investigación PEW, un think tank con sede en Washington, reveló que en promedio los afroamericanos tienen el doble de probabilidades de ser pobres o de estar desempleados, las familias negras ganan poco más de la mitad que las blancas y en termino de patrimonio neto los hogares blancos son por lo menos 10 veces más ricos que los negros. En 2000, bajo la administración Clinton, le otorgaron a China el status comercial de nación más favorecida y en 2001 ingresó a la OMC. Gracias a esos factores, su elevada productividad, bajos salarios, manipulación de la moneda y otras prácticas desleales China se convirtió en la principal nación exportadora de manufacturas y eso ha provocado a nivel mundial pérdidas de empleos y cierre de industrias; también los EU se ha afectado, provocando, especialmente en familias blancas de clase media, hayan perdido sus empleos y los menos preparados han debido emigrar al sector de los servicios donde la remuneración es más baja. Justamente esas frustraciones latentes en la sociedad norteamericana fueron aprovechadas por Donald Trump en 2016, derrotando todos los precandidatos Republicanos del “establishment” y luego a la Demócrata Hillary Clinton, con un discurso populista, bajo el slogan: “Make America Great Again” Dentro de los países más ricos los EU encabeza la mayor desigualdad en el ingreso. En los últimos 30 año el ingreso del 50% de los norteamericanos se ha estancado, por el contrario el 1% más rico ha crecido astronómicamente y mientas en 1978 el 1% más rico detentaba el 9% del ingreso nacional en la actualidad ronda 24% y sigue en ascenso. El sistema político norteamericano se ha ido degradando debido al poder de las grandes empresas que aportan recursos a las campañas políticas y en muchas ocasiones, especialmente en el congreso, prevalecen los intereses de estas empresas, por encima de los intereses de los electores, se puede decir que la política norteamericana ha devenido en una plutocracia. Divisiones raciales, pérdidas de empleos e ingresos por la competencia China, concentración del ingreso nacional en el 1% más rico y una democracia donde las grandes empresas pesan más que el ciudadano común, representa la tormenta perfecta contra la que deberán lidiar las próximas administraciones con profundas reformas estructurales o de lo contrario en pocos años China será la primera potencia mundial y los EU una potencia en decadencia.

Noticias destacadas