República Digital - Indotel Anuncio

09 de mayo del 2021

Opinión

Faña, Chu Vásquez y el PRM

Por ALBERTO TAVAREZ FERNANDEZ A sólo días de la  celebración de la primera convención interna para elegir sus autoridades, la militancia del Partido Revolucionario Moderno oscila entre las diferentes candidaturas que aspiran a conquistar su favor el próximo domingo 18 de marzo. Este evento constituye una verdadera prueba de fuego para una organización que estrena padrón electoral […]




A sólo días de la  celebración de la primera convención interna para elegir sus autoridades, la militancia del Partido Revolucionario Moderno oscila entre las diferentes candidaturas que aspiran a conquistar su favor el próximo domingo 18 de marzo.

Este evento constituye una verdadera prueba de fuego para una organización que estrena padrón electoral y que se debate entre escoger a los candidatos señalados por el dedo de sus dos principales líderes o por las opciones alternativas que cada día ganan más adhesiones en el partido que heredó en vida al moribundo Partido Revolucionario Dominicano.

A pesar de que la principal posición de dirección a ser disputada es la Presidencia del PRM, la contienda por la Secretaría General es la que luce más competida, con tres candidatos que en diversos grados han conquistado grandes simpatías en la dirigencia y base del partido: Jesús –Chu- Vásquez, Carolina Mejía y Leonardo Faña.

Esto así, porque excepto algunas disidencias notables en el grupo de Luis Abinader que favorecen a Andrés Bautista y Geanilda Vásquez, la línea bajada a favor de José Ignacio Paliza ha logrado impactar en esta corriente mayoritaria en el partido, dejando poco espacio a los otros dirigentes que con gallardía defienden sus candidaturas, dentro de los que también se encuentra Jesús Feris Iglesias, ampliamente apoyado por los partidarios de Hipólito Mejía.

Pero la batalla por la Secretaría General es otra cosa: la mayoría de dirigentes de la corriente hegemónica de Luis Abinader respalda abiertamente a Chu Vásquez, a quien consideran si no seguidor cuando menos aliado confiable del ex candidato presidencial perremeísta. Además de que en él ven un dirigente con experiencia política, garantía de oposición al gobierno y equilibrio de clase social frente a la estirpe burguesa del potencial próximo presidente, José Ignacio Paliza.

Lo mismo pasa en el grupo de Hipólito Mejía: aunque sin dudas la mayoría ha acogido sin vacilación la línea bajada por el octogenario ex presidente, un núcleo importante de esa corriente mantiene un entusiasta respaldo al agrónomo Leonardo Faña, líder indiscutible del sector agropecuario y quien goza de gran ascendencia entre los perremeístas radicados en los Estados Unidos, especialmente en la Seccional de Nueva York.

Carolina Mejía, a pesar de contar con el apoyo formal de Hipólito y Luis y de ser una figura fresca apoyada en una costosa campaña publicitaria, no ha logrado disipar los temores de gran parte de la militancia de ese partido en el sentido de que la amistad personal de su padre, y de ella misma, con el presidente Danilo Medina, la lleve a ser complaciente con el gobierno y por consiguiente que el PRM no pueda desarrollar una línea opositora capaz de derrotar al PLD.

En la acera opuesta se encuentran el actual Secretario General, Chu Vásquez, y el aguerrido Leonardo Faña. El primero, probado en las lides partidarias y reconocido por sus posiciones firmes frente al PLD, es un dirigente que goza del respeto de todo el partido. El segundo, ampliamente valorado como organizador político, se ha destacado por sus ataques frontales contra la mafia de importación de alimentos  dirigida por el Ministro José Ramón Peralta.

Sin dudas, el o la próxima Secretaria General de PRM será, desde esta perspectiva, producto de la imposición de los dos caciques perremeístas bajo el corolario de la unidad formal del partido manteniendo el esquema de liderazgo bicéfalo, o, en cambio, de la determinación de apostar por un partido frontal contra el gobierno, encabezado por dirigentes cuyo principal interés sea derrotar al PLD y por consiguiente conquistar el poder en las elecciones de mayo del 2020.

Vistas así las cosas, al día de hoy ninguno de los candidatos puede asegurar su triunfo a la Secretaría General del PRM. Todo dependerá del esfuerzo de última hora que hagan cada uno de ellos por conquistar la simpatía de la militancia, y especialmente de la decisión que tomen los dos líderes principales en estos escenarios:  mantener el acuerdo de reparto con el binomio Paliza-Carolina, o bajar una contra-línea “sotto voce”  a favor de sus intereses de grupo.

Noticias destacadas