República Digital - Indotel Anuncio

06 de mayo del 2021

Opinión

¡Fantasía de Pilarín!

No tengo nada en contra de una Justicia independiente para enfrentar corrupción e impunidad, incluso lucho porque sea independiente, honesta, veraz y autónoma de partidos, movimientos corporativos y poder empresarial. ¡!Libre de preferencias políticas y oro corruptor! El dilema es otro, lo que discuto es si ese objetivo es alcanzable “ahora”, antes del 2020, mediante […]




No tengo nada en contra de una Justicia independiente para enfrentar corrupción e impunidad, incluso lucho porque sea independiente, honesta, veraz y autónoma de partidos, movimientos corporativos y poder empresarial. ¡!Libre de preferencias políticas y oro corruptor! El dilema es otro, lo que discuto es si ese objetivo es alcanzable “ahora”, antes del 2020, mediante una “reforma constitucional”, con este Presidente y estos Congreso, Consejo de la Magistratura, Tribunal Constitucional y Cámara de Cuentas. Esa propuesta -formulada de esa manera y en forma machacona para que el movimiento Marcha Verde se apropie de ella y se concentre en ese objetivo- se me parece mucho a la fantasía de Pilarín. Con buena intención -o con una dosis de “cocorícamo”- los que así piensan, proponen y actúan, no quieren entender lo que acontece en el Poder Constituido impuesto a este hermoso y atropellado país. Aquí, la misma partidocracia corrupta y corruptora que controla el Ministerio Público y el Poder Judicial, es la que está entronizada en el Poder Ejecutivo, Legislativo, Consejo de la Magistratura, órganos fiscalizadores, cuerpos de investigación y persecución. Es una dictadura disfrazada. Esa partidocracia y sus socios empresariales y militares en múltiples suciedades y delitos, conforman el Estado vigente. Son el poder constituido, donde la delincuencia se ejerce a altos niveles del poder político-estatal, mientras el sistema judicial se controla desde su cúpula. Es impensable entonces, que sin dejar de ser ese Estado delincuente, los jefes y beneficiarios de la corrupción y del sistema de impunidad que los protege… sin ser destituido de sus funciones y quebrada esta institucionalidad, con todo el poder que detentan a nivel de Gobierno Central, Cámaras Legislativas, corporaciones, medios de comunicación… ellos acepten reformar el sistema judicial para que prime su independencia, honestidad y profesionalismo; y luego, además, hacer elecciones limpias Eso sería equivalente a desmontar el blindaje, afilar cuchillo contra sus gargantas, poner en riesgo su fortuna, su poder y su libertad. Igual a suicidarse. Y las mafias no se suicidan, menos de esa manera; más bien procuran perpetuarse a cualquier costo. Las fantasías frustran. La justicia independiente y honesta se logra de otra manera: primero hay que producir el cambio político, la quiebra y desplazamiento del Poder Constituido con el proceso destituyente del monarca-Presidente, el Gobierno de turno e instituciones bajo su control… Y eso solo se alcanza inhabilitándolos con la desobediencia y movilización ascendente del pueblo verde y se sintetiza en un proceso constituyente.

Por:

Narciso Isa Conde .

Noticias destacadas