República Digital - Indotel Anuncio

12 de mayo del 2021

Mundiales

Filipinas: Hombre muere tras ser obligado a hacer 300 sentadillas por salir durante toque de queda

Proporcionado por ADN Radio Filipinas: Hombre muere tras ser obligado a hacer 300 sentadillas por salir durante toque de queda Un horrible y mortal castigo fue el que debió enfrentar un hombre en Filipinas que, luego de salir a comprar después del horario de toque de queda dispuesto por las autoridades debido a la pandemia del coronavirus, fue obligado […]




Proporcionado por ADN Radio Filipinas: Hombre muere tras ser obligado a hacer 300 sentadillas por salir durante toque de queda

Un horrible y mortal castigo fue el que debió enfrentar un hombre en Filipinas que, luego de salir a comprar después del horario de toque de queda dispuesto por las autoridades debido a la pandemia del coronavirus, fue obligado a hacer 300 sentadillas que, tras unas horas, terminaron con su vida.

El hecho ocurrió en la ciudad de General Trias, provincia de Cavite, en la isla de Luzón, lugar donde Darren Manaog Penaredondo fue detenido y llevado a una plaza donde, junto a otros privados de privados de libertad, les exigieron el ejercicio durante 100 repeticiones sin errores, consignó la BBC.

Si bien las torturas físicas no son parte del procedimiento policial, familiares aseguraron que tras el tormento, el hombre volvió a su casa físicamente dañado y comprometido. “Todo ese día luchó por caminar, simplemente se arrastraba. Pero no me lo tomé en serio porque dijo que es solo un simple dolor corporal”, indicó uno de sus hermanos, mientras que su esposa reveló que Darren “luchó por caminar, se arrastraba por el piso y le costaba levantarse”, en un estado que se mantuvo hasta que se desplomó definitivamente.

“Cuando pidió ayuda para ir al baño, empezó a tener convulsiones, su rostro se puso violeta y su corazón dejó de latir”, añadió, precisando que apenas sucedió fue llevado de urgencia a un recinto médico donde, tras algunas horas en coma, falleció.

El alcalde de la ciudad, Ony Ferrer, calificó lo ocurrido como tortura y llamó a la policía a investigar de forma exhaustiva, tomando contacto directo con la familia.

Esta no es la primera vez que en Filipinas se dan casos con este nivel de violencia. A principios de abril Human Rights Watch advirtió que se estaba abusando de los infractores de reglas, dando cuenta de casos donde la policía y los funcionarios locales habían confinado a la gente en jaulas para perros y otros fueron obligados a sentarse al sol del mediodía.

Noticias destacadas