República Digital - Indotel Anuncio

11 de abril del 2021

Opinión

Firme con salida de Valle Nuevo

Luis Encarnación Pimentel. Al agotarse el plazo dado por Medio Ambiente para poner término a las tareas agrícolas y distintas acciones campesinas que degradan y ponen en peligro el recurso agua en la zona protegida de Valle Nuevo, el Gobierno tiene que seguir firme -sin dejar que las presiones y los intereses le doblen el […]




Luis Encarnación Pimentel.
Al agotarse el plazo dado por Medio Ambiente para poner término a las tareas agrícolas y distintas acciones campesinas que degradan y ponen en peligro el recurso agua en la zona protegida de Valle Nuevo, el Gobierno tiene que seguir firme -sin dejar que las presiones y los intereses le doblen el brazo- con su programa de saneamiento y protección del área declarada Parque Nacional. Es vital, impostergable, sin vuelta atrás, lo que las autoridades se han propuesto  para preservar el entorno de Valle Nuevo, y que con el mismo énfasis debe aplicarse en todos los nacimientos de ríos y arroyos, y en las demás áreas protegidas del país. Es un asunto de vida o muerte, de alto interés nacional, lo que hay de por medio, por lo que no hay espacio para alegatos de que se es ”padre de familia”, de que se tiene título de propiedad o mucho tiempo en el lugar. Ante la resistencia - con su dosis de amenazas- de algunos de los que deben salir del lugar y poner término a las siembras de rubros agrícolas, con el uso de químicos y tóxicos que dañan la vida vegetal y animal, hay que redoblar el apoyo y respaldo moral al ministro Francisco Domínguez Brito y al equipo técnico de Medio Ambiente para que, sin más demora, se haga lo que hay que hacer, en cumplimiento estricto de la  Ley Ambiental.  Y en esto, cabe precisar que  ningún título de propiedad, por más legal y legítimo que sea, puede servir o da derecho para dañar una zona protegida o afectar el interés colectivo. Creo la salida de algunos campesinos de proceder a sembrar el día que debían salir es una provocación inaceptable, que debe ser enfrentada vigorosamente con la prohibición, ya anunciada, de entrar equipos, vehículos, semillas, fertilizantes y demás. Creo que se ha sido un poco lento con  las alternativas planteadas para algunos campesinos que dicen que su único sustento es lo que cultivan en Valle Nuevo, y a los que, en vez de ofrecerles un salario de 7 mil 500 pesos, que no dan para nada, lo que procedía era buscarles otras tierras y sacarlos de allí.
Esa gente no se va a acostumbrar a vivir de un sueldo y siempre va a representar una amenaza de degradación del entorno a proteger. Lo de dejar e incorporar algunos a la vigilancia y protección del bosque por un sueldo siempre será un riesgo o una tentación, parecida a “mandar carne con el gato” (¿)...

Noticias destacadas