República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Mundiales

Francia: al menos 35 detenidos en nuevas protestas contra la ley de seguridad global

 AFP/Christophe Archambault Policías antidisturbios detienen a un hombre durante una jornada de protestas contra la ley de seguridad global, que limita el registro y difusión de imágenes de los miembros de la fuerza pública. En París, Francia, el 30 de enero de 2021. Las autoridades informaron este 30 de enero que 35 personas fueron detenidas durante una […]




 AFP/Christophe Archambault Policías antidisturbios detienen a un hombre durante una jornada de protestas contra la ley de seguridad global, que limita el registro y difusión de imágenes de los miembros de la fuerza pública. En París, Francia, el 30 de enero de 2021. Las autoridades informaron este 30 de enero que 35 personas fueron detenidas durante una nueva jornada de protestas contra la denominada ley de seguridad global. La mayoría de arrestos se llevaron a cabo en París, aunque también en otras ciudades donde se realizaron movilizaciones, que en esta ocasión registraron menor cantidad de participantes. El mal tiempo y las restricciones por la pandemia redujeron el número de personas que protestaron este sábado en Francia, según señalaron sus organizadores. Pero el rechazo a nivel nacional por la posible aprobación de la ley de seguridad global, impulsada desde el año pasado, continúa. Al menos 35 personas fueron arrestadas, 26 de ellas en París y el resto en otras ciudades que se unieron a las manifestaciones. A nivel nacional, las protestas congregaron a 32.770 personas, según el Ministerio del Interior. La cifra está lejos de la afluencia de la jornada más importante de movilizaciones contra este proyecto de ley, el pasado 28 de noviembre, que reunió a 500.000 personas en todo el país, de acuerdo con sus organizadores, y 133.000 según el Gobierno. “La movilización es complicada con el Covid, pero por todo eso muchos creen que es una ley de tiranos", aseguró Dominique Besson-Milord, secretario departamental de la Confederación General del Trabajo, en Rennes, donde se reunieron 800 personas, según la prefectura. “Este es el décimo evento y la gente no se rinde”, agregó por su parte Jean Latasse, activista de Amnistía Internacional en Estrasburgo, donde la Policía informó que se reunieron alrededor de 300 personas.
"Lo más importante es confirmar nuestra presencia. Aunque no seamos muchos, debemos demostrar que estamos", añadió Frédéric, un hombre que se manifestó en Lille. En la capital, hacia las 5 de la tarde, una hora antes de que comenzara el toque de queda impuesto para mitigar el brote del Covid-19 y cuando los organizadores de la movilización ya se retiraban y quedaban algunas decenas de personas en la Plaza de la República, estallaron los disturbios. Algunos manifestantes se enfrentaron a la Policía, que utilizó cañones de agua en un intento por dispersarlos. A las 7 de la noche, las autoridades informaron sobre las detenciones, que se efectuaron al margen de la protesta, según indicó la fiscalía de París. Se mantiene la oposición a la ley de seguridad global El centro de la protesta fue el rechazo a la ley de seguridad global, impulsada por la administración de Emmanuel Macron en noviembre de 2020. La alarma se prendió principalmente por el artículo 24 de la iniciativa, que tipificaría como delito la divulgación de imágenes que pudieran "dañar la integridad física o mental" de los agentes de policía. Las personas declaradas culpables podrían ser castigadas con un año de prisión o una multa de hasta 45.000 euros. El proyecto también ampliaría el uso de drones de vigilancia en las manifestaciones y permitiría el reconocimiento facial por cámaras. El Gobierno asegura que la norma propuesta es necesaria debido a que los agentes de policía se han convertido en blanco de ataques y han aumentado los llamados a la violencia contra ellos en las redes sociales. Sin embargo, sus detractores, entre ellos defensores de derechos humanos y de libertad de prensa y expresión, afirman que esta legislación busca limitar la información que pueda entregar cualquier persona, pues consideran que ayudaría a encubrir posibles abusos como el uso excesivo de la fuerza, una creciente preocupación pública. Las imágenes de policías blancos golpeando a un productor de música afro y de nacionalidad francesa en su estudio de París, el pasado 21 de noviembre, han alimentado la preocupación y furia por la legislación. Este caso pudo resolverse a favor de la víctima gracias a las imágenes de cámaras de seguridad y de testigos, las cuales mostraron que el hombre estaba desarmado mientras tres uniformados lo golpeaban con porras. Tras este incidente que aumentó la indignación y la presión en el país contra el proyecto de ley, el Gobierno francés prometió revisar el controvertido artículo. La propuesta ya fue aprobada por la Asamblea Nacional y será examinada por el Senado, la cámara parlamentaria superior de Francia, en marzo. Con AFP y EFE

Noticias destacadas