República Digital - Indotel Anuncio

13 de abril del 2021

Opinión

Frases que corrompen (4)

Mons. Ramón Benito De La Rosa Y Carpio Hoy tomemos esta frase que dice, y que se repite, y que ustedes han oído muchas más veces que yo: “Dame lo mío”. Esta frase está muy ligada con lo que es la política. Cuántas veces el candidato que está buscando un voto escucha de aquel que […]




Mons. Ramón Benito De La Rosa Y Carpio
Hoy tomemos esta frase que dice, y que se repite, y que ustedes han oído muchas más veces que yo: “Dame lo mío”. Esta frase está muy ligada con lo que es la política. Cuántas veces el candidato que está buscando un voto escucha de aquel que lo está promoviendo que le dice: “¿Dónde está lo mío? Dame lo mío”. Esa es una forma de corromper que se repite continuamente. Nosotros vamos a aprender, como lo han hecho ya otros países que han crecido en democracia: “Yo voto por el bien del país”, pero como aquí hay tanta pobreza, la gente dice: “Dame lo mío. ¿Dónde está lo mío?”. Es algo que hay que superar, aunque se sea pobre. “Yo voto por el bien del país”. Si un candidato te ofrece dinero, recházalo. Ojalá lo hagas en conciencia y frente a Dios: “Si usted me ofrece dinero, usted no va hacer un buen gobierno, usted quiere hacer un negocio, que yo le dé mi voto, ¿para qué?”. Todo candidato, sea quien sea, no importa del partido que sea, entra ahí, aunque no son los partidos que dan esas directrices: son los candidatos inmediatos los que lo hacen. Si te habló y te ofreció dinero, está haciendo negocio en la política, no lo dudes: él no se hizo candidato para beneficiar al país.
“Dame lo mío”, es una frase que corrompe, y el que te la haya dicho, está corrompido y va en esa línea. Hay que superar esto y hay que enseñarle a los hijos a que no la repitan y mucho menos que lo hagan. Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.

Noticias destacadas