República Digital - Indotel Anuncio

09 de mayo del 2021

Opinión

Frustración y resabio

Por ORION MEJIA. Participo del criterio de que aquí hace falta una oposición política fuerte, coherente, responsable, lucida y conectada con anhelos y reclamos de la gente, pero lo que tenemos hoy es un litoral opositor difuso e inhábil cuyo eje pendular se mueve entre la frustración y el resabio. El liderazgo de la oposición descansa […]




Participo del criterio de que aquí hace falta una oposición política fuerte, coherente, responsable, lucida y conectada con anhelos y reclamos de la gente, pero lo que tenemos hoy es un litoral opositor difuso e inhábil cuyo eje pendular se mueve entre la frustración y el resabio. El liderazgo de la oposición descansa en  empresarios, periodistas, economistas y novelistas, la mayoría de los cuales se creen titiriteros de una  táctica o estrategia política audaz, cuando la verdad es que  se desempeñan como títeres de intereses corporativos que son los verdaderos dueños de los muñecos y de la carpa. En las últimas elecciones internas del principal partido de oposición fue recesada o suplantada la principal la plantilla de dirigentes para imponer rostros angelicales e hijos de papá, como si  la actividad política se exhibiera en juguetería y no fuera  una vocación que exige muchos años de sacrificios y entrenamiento. Mentados líderes de comunicación y algunos literatos de oficio han pretendido ocupar puestos de un añejo liderazgo que apenas ha podido forjar en una pradera una promisora planta obligada desde ya a dispensar sombra sin llegar a la adultez del roble. Esa carencia de auténticos dirigentes o líderes políticos tras los muros  de oposición es lo que explica que en ese litoral  aguarden cada semana  por  enjundiosas cartillas periodísticas para poder ensamblar alguna estrategia política  siempre sostenida en el resabio y la frustración. Creen que tienen sujetado al Presidente pos sus partes púdicas, pero en el Listín del viernes, figura como el mejor valorado, a pesar incluso de que los titiriteros  ordenaron a  sus figurillas atacar también a las visitas sorpresas y difundir la especie de que  a la gente de los barrios no le gusta el Teleférico. El clan de periodistas y economistas ha convencido al principal partido de oposición de  sostener y difundir un nuevo testamento  basado en  la tesis de que el crecimiento  de la economía dominicana se debe  al endeudamiento, por lo que en cualquier momento este país se va por el despeñadero. Como los hechos son tozudos,  en esta misma semana, el canadiense Scotia Bank, invirtió 330 millones de dólares en la adquisición de la mayoría de las acciones del Banco del Progreso, señal de que la economía es estable y de que no se avizora  ningún crack financiero. Otro comunicador patentizó la advertencia de que sin  justicia sana no es posible respirar, pero olvidó que conforme a su criterio llevamos 66 años sin respirar, a pesar de los oleajes de reforma judicial que se han producido a partir de 1996, por lo que la justicia de hoy  no puede ser peores peor  que la de ayer. El Gobierno y el partido oficial merecen y requieren de una oposición fuerte y autónoma que sirva de contrapeso político y social, muy distante al conglomerado partidario, huérfano de  auténticos líderes y manejado como dron sin  plan de vuelo por  empresarios, periodistas, economistas y literatos que ejercen una militancia política secreta y vergonzosa.

Noticias destacadas