República Digital - Indotel Anuncio

14 de mayo del 2021

Política

Fuerza de Sanders provoca preocupación entre candidatos demócratas en Miami

Candidatos demócratas a cargos estatales y legislativos han comenzado a sentirse incómodos con Bernie Sanders. El candidato presidente mostró su fuerza en las asambleas de Iowa y las encuestas lo colocan en la delantera en la primera primaria del país este martes, lo que ha provocado ansiedad entre demócratas que temen que el autotitulado “demócrata […]




Candidatos demócratas a cargos estatales y legislativos han comenzado a sentirse incómodos con Bernie Sanders.

El candidato presidente mostró su fuerza en las asambleas de Iowa y las encuestas lo colocan en la delantera en la primera primaria del país este martes, lo que ha provocado ansiedad entre demócratas que temen que el autotitulado “demócrata socialista” pueda hacer daño a otros candidatos.

Esas preocupaciones —en las que hizo énfasis el ex vicepresidente Joe Biden durante el debate del viernes— son especialmente pronunciadas en Miami, donde cientos de miles de electores provienen de familias que huyeron de regímenes izquierdistas latinoamericanos.

“Si resulta elegido candidato demócrata a las presidenciales de 2020, será un mal año para los demócratas en la Florida”, dijo el representante estatal Javier Fernández, un abogado cubanoamericano que hace campaña para tratar de ganar para los demócratas un escaño competitivo en el Senado estatal por el área de Miami.

Sanders alegó lo contrario el domingo cuando dijo en CNN que “beneficiaría tremendamente a otros candidatos demócratas” si resulta el nominado de ese partido.

Pero a los demócratas centristas les preocupa que su inflexible presión para implementar un sistema de salud único y otros beneficios sociales financiados por los contribuyentes alejen a los electores demócratas moderados e independientes y alimenten una prolongada campaña republicana para etiquetar de socialistas a todos los demócratas. Sanders viajó a Nicaragua en 1985 para celebrar el triunfo de los sandinistas en ese país, pasó su luna de miel en Unión Soviética en 1988 y también viajó a Cuba en 1089 con la esperanza de conocer a Fidel Castro.

En Miami-Dade, donde viven más de 1 millón de electores cubanoamericanos y una base electoral crucial para las esperanzas demócratas de derrotar al presidente Donald Trump y debilitar el control republicano sobre el gobierno estatal, los anuncios políticos contra Sanders son cosa natural.

“Si Bernie Sanders resulta ser el nominado demócrata, Navidad llegará antes de tiempo para los republicanos de Miami”, dijo David Custin, asesor político que ha trabajado de cerca con el republicano José Oliva, presidente de la Cámara estatal y del área de Miami, en campañas durante las elecciones intermedias de 2018.

Custin dijo que los demócratas pasarán trabajo para formular una estrategia para hacer frente al problema.

“Eso no se puede planear”, dijo. “Son unos venados encandilados”.

La campaña de Sanders rechazó el lunes las alegaciones de que su nominación haría daño a candidatos demócratas en carreras competitivas en la Florida, diciendo que el senador por Vermont es el candidato presidencial que mejor puede ampliar el electorado atrayendo a las urnas a electores jóvenes y marginados. Su campaña también señaló que Sanders ha hecho de los servicios médicos, la desigualdad en el ingreso y el cambio climático —temas importantes para los floridanos— una parte integral de su campaña.

Pero incluso algunos demócratas preocupados por el ascenso de Sanders reconocen que pudieran estar equivocados.

“Yo me preocupo por eso”, dijo el estratega demócrata Eric Johnson. “Pero también pienso que quizás me preocupo demasiado”.

Sin embargo, en la Florida hay dudas sobre la candidatura de Sanders y el efecto que tendría sobre candidatos que tratan de ganar o mantenerse en escaños en el Congreso federal y la Legislatura estatal. Hay evidencia, por ejemplo, de que los esfuerzos del gobernador Ron DeSantis por calificar de socialista a su contrincante Andrew Gillum en 2018 fueron efectivos en Miami, donde el republicano igualó el apoyo a Trump en 2016 pero Gillum sufrió una baja significativa en comparación con Hillary Clinton.

Gillum, quien hizo campaña junto a Sanders en la primaria demócrata de la Florida por la gobernación en 2018, ha advertido varias veces desde su derrota que los demócratas tienen que responder mejor a las críticas de los republicanos de que son socialistas.

En el programa Meet the Press el domingo, el moderador Chuck Todd —quien creció en Miami— preguntó a Sanders cómo combatirá esa etiqueta en la Florida, un estado indeciso clave que Trump probablemente tienen que ganar para conseguir la reelección. Sanders respondió que Trump se ha acercado a gobernantes autocráticos en Corea del Norte y Rusia y que dice lo que quiere cuando quiere, sin importar la verdad.

“Este es un presidente que es un mentiroso patológico. ¿Qué puedo hacer? Trump dice cualquier cosa que le parezca sobre mí”, afirmó Sanders.

A pesar de todas las preocupaciones por la candidatura de Sanders, las primeras advertencias republicanas sobre el surgimiento del socialismo en Estados Unidos no impidieron que candidatos demócratas recuperaran el control de la Cámara federal en 2018, incluidos dos escaños del área de Miami que estaban en manos republicanas. Los demócratas también restaron fuerza a la casi supermayoría de los republicanos en la Cámara estatal, gracias en parte a una alta asistencia a las urnas de electores que normalmente no votan en las elecciones intermedias.

Los demócratas también tuvieron un buen desempeño porque hicieron de las elecciones de 2018 un referendo sobre la presidencia de Trump. Su mayor preocupación en 2020 es que los republicanos hagan lo mismo con los demócratas si Sanders resulta ser el nominado de ese partido a la presidencia, aunque el representante estatal Evan Jenne, uno de dos legisladores del Condado Broward que lidera el concilio demócrata en la Cámara estatal, dijo que Trump será nuevamente la fuerza dominante en las próximas elecciones.

“No me parece que eso sea tan negativo” para los demócratas, dijo Jenne en una entrevista. “Estos comicios son sobre Donald Trump y lo que él representa, sin importar quién sea el nominado [demócrata]”

Noticias destacadas