República Digital - Indotel Anuncio

19 de mayo del 2021

Opinión

Greguerías, aforismos y poesía

Tony Raful. Hoy escribo greguerías, aforismos y poesía. Para variar y ser diferente un día: 1. El gran poeta Franklin Mieses Burgos venía del Siglo de Oro Español, trasegaba en la música más hermosa, sus versos son ondulaciones, magias reiteradas de la palabra alada, un día nos invitó a su hogar, de manera especial, y […]




Tony Raful.

Hoy escribo greguerías, aforismos y poesía. Para variar y ser diferente un día:

1. El gran poeta Franklin Mieses Burgos venía del Siglo de Oro Español, trasegaba en la música más hermosa, sus versos son ondulaciones, magias reiteradas de la palabra alada, un día nos invitó a su hogar, de manera especial, y nos leyó, “Oda al nacimiento de un Minotauro”, con  grafías griegas, con  hondo fervor, era su homenaje al coronel de abril, nos musitó su pena, nos confesó, que la poesía era libre, para cantarle a los héroes que morían rondando el cielo, escalando montañas, desprendidos, heroicos. Para que sepan, nos dijo el poeta, que yo también, poeta del amor y los serafines, estoy herido, en ese semental de sueños, Caamaño, que cayó en Caracoles.

2. Spinoza el filósofo, reconoció la existencia del inconsciente, cuando dijo que todos somos conscientes de nuestros deseos, pero no del motivo de nuestros deseos. Schopenhauer, en su brillantez ilimitada dijo que el sujeto no llega a comprender que su elección, que su yo reivindicado en la voluntad de escoger, podría haber sido contrario a su decisión, con la misma intensidad por un principio de contingencia. La contingencia es el azar. Digo yo, el “Cisne Negro”.

3. Krishnamurti dijo que la libertad no es la liberación en algún mundo celestial sino que es la libertad de cada día, es estar libre de los celos, libre del apego, libre de la ambición, libre de la competencia, o sea, “del más”, “debo ser mejor”, “yo  soy esto y debo llegar a aquello”. Krishnamurti era un santo laico, un monje superior, más allá del bien y del mal.

3.  Escribí sobre el tejado, en la calle, en Casa de Teatro, aledaño al mar, los almendros, las ciguas al atardecer, escribí mi homenaje a Pedro Mir: “Te equivocaste viejo bardo/ hay un país en el mundo/ donde los campesinos sí tienen tierra y llevan cantando/ aleluyas/ sus franjas propietarias/ siete pies de profundidad y cuatro de longitud / han sido siempre suficientes”.  El poeta nacional sonrió, me abrazó, y un pájaro azul, que era todo el cielo azul, gorjeó y  posó  sus alas en su cabeza de versos y prosa iluminada.

4. Estoy convencido de que casi todas mis decisiones pudieron ser otras, que si las hubiese pospuesto dos o tres días, habría corregido la prisa, que debí ser más conservador, sin perder el impulso, más que convencido estoy, pocas cosas haría de nuevo. Oh, Señor ¿podrías darme otra oportunidad?

5.  Yo la recuerdo /con el vestido amarillento/ con sus ojos color almendras/ con su andar rítmico/  y yo dando el primer beso/ con el corazón atestado/ y el rostro bermellón/  de tanta plenitud/ y la tarde  cayendo del tejado/ como un pájaro bobo/ yo siseando/ ella silbando/ qué linda era/ para mis 13 años/  ella/ temblando como yo/ los dos/ enamorados/ para siempre/ sin volvernos a ver jamás.

6.  Lola baila la rumba/ el viento está que zumba/ el pecho de Lola  tiene olas/ debajo de la blusa/ Lola tiene musas/ Lola tiene atuendos/ la noche naciendo/ cuando Lola baila/  yo queriendo/ ocuparla toda/ y que Lola baile/ riendo/ con su vientre ardiendo/ nido de  saliva y rocío/ tablado y fresa/ luna perversa/ corneta o pájaro/ Lola como una loca/ desnuda/sobre el cielo de mi boca.

7. Pedro Henríquez Ureña/ La diosa Fortuna dejó de soñarte/ América tejió auroras en la lengua/ para nombrarte/ahora imaginario caballero/ en tu obstinado rigor/ en tu callada posesión de la cadencia/ rescata los manuscritos de la Biblioteca de Alejandría/ busca a los Ptolomeos/ ahora que eres fuego/ madrigal de la soledad alta del universo/ Tu magna Patria/ el habla hispanoamericana/refulge límpida/ en un arquetipo de resplandores/ Y es tu duende/ la métrica  española/ el incesante alba de los clásicos/ aquel podio del aula/ donde la muerte es fábula/ y tú dictas las clases/ que el poeta copia/  con su ojo tuerto/  y su mano cóncava/ a orillas del sueño.

9.  Caperucita Roja/ numen de plata y fortuna/balada de luna y rocío/  Que no te coma el lobo feroz/ Que el fulgor gozoso/de la alta alegría/ arquetipo limonado/ en la azotea del bosque/ nos ampare/ Que por una hendija  de fantasía/  tu capa roja/ transpire el alba/ su prístino manantial/ de pájaro y luz / Cambiemos el texto/alerta el corazón/ que no pueda el lobo/ como dijo Gabriela/ matar el cuerpecito trémulo/ suave como un vellón / que no pueda como una cereza exprimir tu corazón.

10.  El tigre de Blake/ tiene una luna amarilla/ en su piel/ aventaja la luz/ en noches  de sigilo/ tritura al cordero/ el tigre de Blake/ tiene tintura en sus pezuñas/ es una pestífera maravilla/ una armadura de filosos dientes y garras/ ¿Dónde reposa su alma?/ ¿De qué neblina nos llegó su imagen?/ ¿De qué horror venimos/ el tigre de Blake/ y nosotros?/ ¡Oh, Señor!/ ¿es verdad que fuimos creados/ a tu imagen y semejanza?

12. Que caven mi alma/la ternura o la fatiga/ el violeta en rojizo/ el frontispicio del mar/ la loca hermosura/ de la luz en tus ojos/ el pez que vuela/ bicéfalo en tu zarzuela/ que siga habiendo atardeceres/relojes de arena/ el Mar Caribe/ los ponientes/  tu nombre, mi amor/ el destello de una gacela/ Que un río de auroras/ leve y querido/ al declinar el día/ sea mi memoria/ y mi elegía.

13 Una bola de cañón pirata/ tiene siglos enmudecida/ en el alto costado de la Catedral/ los amantes/ los pordioseros/ los turistas/ las hetairas/ los feligreses/ no miran esa esférica estrella/ de pólvora ciega/ ni preguntan/ cuándo estallará/ por fin/ y se hará la luz.

Noticias destacadas