República Digital - Indotel Anuncio

13 de mayo del 2021

Economía

¿Hacia una Guerra Fría económica?: JPMorgan augura «baches» en choque comercial entre China y EE.UU.

Si la guerra comercial se alarga, nadie en el mundo saldrá beneficiado, opina la experta Jing Ulrich. El ‘fuego cruzado’ de represalias comerciales entre China y Estados Unidos podría ser solo el comienzo de un prolongado conflicto económico, advierten varios analistas, señalando que las dos mayores economías del mundo persiguen su propio desarrollo. Los aranceles […]




Si la guerra comercial se alarga, nadie en el mundo saldrá beneficiado, opina la experta Jing Ulrich.

El ‘fuego cruzado’ de represalias comerciales entre China y Estados Unidos podría ser solo el comienzo de un prolongado conflicto económico, advierten varios analistas, señalando que las dos mayores economías del mundo persiguen su propio desarrollo.

Los aranceles impuestos por EE.UU. reducirán el crecimiento del PIB de China en 0,6 puntos porcentuales, según un informe de la empresa financiera JP Morgan Chase citado por CNBC. Sus analistas consideran que dicha desaceleración se sumaría a la presión negativa que ya soporta la economía debido a los esfuerzos de Pekín de reducir su dependencia de la deuda y pasar al patrón de crecimiento impulsado por el consumo.

«Esto no va a ser fácil», afirma Jing Ulrich, directora general y vicepresidenta para Asia Pacífico en JP Morgan Chase. «El camino estará lleno de baches«, avisa.

Ulrich, que habló durante una mesa redonda del Foro Económico Mundial en Tianjin (China), dijo que «ahora debemos pensar en si esta guerra comercial se convertirá en una Guerra Fría económica«.

«Esperemos que no sea así», dijo Ulrich, alimentando la esperanza de que exista aún la posibilidad de que la partes lleguen a algún tipo de reconciliación. «Todos sabemos que si la guerra comercial continúa, llegaremos a una situación en la que todos saldrán perdiendo. Nadie en el mundo se beneficiará», augura.

La experta hizo hincapié en que Pekín no cambiará su política interna bajo la presión externa.

«El problema yace en el ámbito tecnológico [donde ambos] China y EE. UU. quieren imponer su liderazgo», dijo Ulrich recordó que China, por supuesto, ya es pionero en muchas áreas».

Medidas mutuas

La última tanda de aranceles impuestos por Washington sobre bienes chinos por valor de 200.000 millones de dólares entrará en vigor este 24 de septiembre a una tasa del 10%, que pasará a ser del 25% a partir del 1 de enero. Las tarifas se aplicarán a más de mil productos chinos, incluidos bienes de consumo como electrónica, bicicletas, neumáticos y muebles.

Pekín responderá con aranceles de entre el 5% y el 10% sobre las importaciones de EE.UU. por valor de 60.000 millones de dólaresanuales a partir de la misma fecha. Washington ha advertido que expandirá el espectro de los bienes afectados a otros 267.000 millones de dólares si esta respuesta se concreta.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha criticado en repetidas ocasiones las prácticas comerciales chinas, calificándolas de injustas. También ha acusado a diversas corporaciones chinas de robar tecnología y propiedad intelectual de Estados Unidos. Hasta la fecha, Washington ha impuesto aranceles sobre productos chinos por valor de 50.000 millones de dólares.

Noticias destacadas