República Digital - Indotel Anuncio

18 de abril del 2021

Política

‘Hackeo’ electoral

Ruddy L. González. Las elecciones generales del 2016 fueron satanizadas por la oposición y grupos de la ‘sociedad civil’ que renegaron de su legitimidad por el ‘fraude’ que denunciaron en el uso de los ‘capta-huellas’ y ‘scanners’ utilizados en los procesos de votación y conteo.  Hoy, con miras a las elecciones del 2020 -municipales en […]




Ruddy L. González.
Las elecciones generales del 2016 fueron satanizadas por la oposición y grupos de la ‘sociedad civil’ que renegaron de su legitimidad por el ‘fraude’ que denunciaron en el uso de los ‘capta-huellas’ y ‘scanners’ utilizados en los procesos de votación y conteo.  Hoy, con miras a las elecciones del 2020 -municipales en febrero y presidenciales y congresuales en mayo-, hay todo un embrollo con el tema de la implementación del voto electrónico, el conteo y que no decir con lo del financiamiento de las primarias. La Junta ha defendido, con garras, el uso de la tecnología en la emisión del voto, totalmente computarizado, para lo cual se anuncia con licitar la compra de ese sistema -que aún no se sabe el costo- cuando aún se habla del ‘despilfarro’ que significó la compra de los ‘capta-huellas’ y los ‘scanners’ para el 2016 y de la ‘deuda millonaria’ que se dejó a la actual composición de la JCE, que preside Julio César Castaños Guzmán, por la gestión anterior que dirigió Roberto Rosario. Todo el proceso electoral del 2020 está sustentado, básicamente, en los dictados de la Ley de Partidos y más recientemente en la Ley de Régimen Electoral, dos legislaciones promulgadas pero no ‘probadas’, que nacieron ‘truncas’ por la serie de objeciones que se han presentado de ambas, la primera con por lo menos ocho recursos de inconstitucionalidad en el TC y la segunda apunta a transitar el mismo camino. La virtud principal de cualquier proceso electoral descansa en la confianza que la población, el votante, el elector, tiene en la transparencia, la idoneidad, la honradez de los organizadores y, sobre todo, del respeto al resultado de su decisión expresada en las urnas. “No tengo dudas de la seguridad del sistema automatizado, porque el mismo no es hackeableÖ no permite hackeo”, dijo tajantemente el presidente de la Junta, Castaños Guzmán, pero esto fue respondido por un twitter que se hizo viral en las redes donde Bill Gates, el genio ícono de la tecnología mundial, dice que “no hay sistema inexpugnable, que no pueda ser hackeado”, a lo que siguió la contundente declaración de Delia Ferreira Rubio, directora de Transparencia Internacional, quien durante el almuerzo semanal del Grupo Corripio, advirtió: “El sistema del voto electrónico es peligroso, toda vez que no garantiza el voto secreto, ni tampoco la integridad de los resultados”. Y yo pregunto: si los sistemas de archivos computarizados, las computadoras, de la NSA, el Pentágono, la CIA han sido hackeados por Julian Asange y su Wikileads y el ex asesor de seguridad Edward Snowden, y a los rusos se les acusa de haber hackeado el sistema electoral de los Estados Unidos ¿cómo no tener dudas de que en República Dominicana el sistema de votación y conteo puede ser intervenido y sus resultados retorcidos? La duda es razonable. La confianza imperativa. ¿No cree?

Noticias destacadas