República Digital - Indotel Anuncio

16 de mayo del 2021

Política

Hasta marzo de 2019

Orlando Gil. UNO: ESTUDIAR Y CONOCER.- El presidente Danilo Medina insistió mucho en el programa Con Jatnna sobre la pertinencia de estudiar y conocer a la sociedad dominicana. Parece que se aplicó el consejo, hizo la tarea, estudió y conoce a la sociedad, y actúa en consecuencia. Como al dominicano le gusta el morbo en política, […]




Orlando Gil.

UNO: ESTUDIAR Y CONOCER.- El presidente Danilo Medina insistió mucho en el programa Con Jatnna sobre la pertinencia de estudiar y conocer a la sociedad dominicana. Parece que se aplicó el consejo, hizo la tarea, estudió y conoce a la sociedad, y actúa en consecuencia. Como al dominicano le gusta el morbo en política, creó las condiciones para que haya morbo alrededor de su decisión hasta marzo del año que viene. Es verdad que el comité Político aprobó decidir la candidatura en el 2019, pero eso fue antes de que los aspirantes se lanzaran de manera oficiosa. Que la fecha escogida fuera marzo no se sabía públicamente hasta ahora que la revela, y el hecho resulta extraño y contradictorio, pues ¿a qué abrir la compuerta de aguas tranquilas si todavía no está cerca la tormenta y el norte lluvioso no presenta peligro? El problema, sin embargo, sería de interpretación. Si ataja para él o prepara enlace para otro, pues de que hay movida, hay movida. La hizo cuando instó a sus seguidores a participar en la competencia interna, y ahora al –aparentemente– cambiar de seña…

DOS: UN FÚTBOL IMPOSIBLE.- Falta saber a quiénes intenta tupir, si a sus compañeros de partido, a la opinión pública nacional o a la oposición política. Observando la reacción inmediata, ninguno de los interesados parece dar pie con bola. Fue una pregunta que le hizo la entrevistadora, era una pregunta que él esperaba, por lo que no lo tomó de sorpresa y quiso jugar un albur extraño. Si se atiende al hecho, la interrogante fue improcedente y por igual la contesta. Aunque sucede lo siguiente, la inquietud está en el ambiente, y con solo hablar con la Constitución quedaría satisfecha. Pero no se quiere así. Ni propios ni extraños. Todos los sectores quieren que sea el jefe de Estado que despeje una duda que no debería existir si la institucionalidad fuera reino de lo absoluto. Medina no puede buscar un tercer mandato, pues la palabra jamás se erige como un muro difícil de saltar. Además, y si hiciera falta, estaría de por medio y como impedimento el compromiso partidario. Dicen que los benditos 15 puntos fueron firmados ante notario, y solemnidad aparte, podría acarrear consecuencias, ya no solo políticas. Se insinúa que el mandatario podría no respetar la Carta Magna, pero igual la irrespetan quienes intrigan con la posibilidad de que intente otra reforma…

TRES: LOS DOS POR IGUAL.- La situación es interesante, pues todo se reduce a dos incógnitas que pueden darse por resuelta de manera anticipada. Se quiere que Danilo Medina diga claramente que no va y él elude el cerco y aplaza su respuesta para marzo. Pero igual sucede con Leonel Fernández, quien tampoco define sus aspiraciones y sus seguidores sienten que deben forzarlo o apremiarlo. Incluso lo de las firmas es un show innecesario, pues no está en la ley, pero tampoco en los estatutos, y no tiene sentido, sería hasta desconsiderado, poner los equipos de campaña de mojiganga. Entonces que no se le reclame a Medina, pues Fernández anda montado en el mismo caballo del suspenso. Viendo lo del presidente Medina el domingo en la noche en Con Jatnna ¿quién asegura que Fernández no haga igual y el domingo en el acto del millón de firmas aplace también para marzo su decisión? La política dominicana, y mucho más la lucha interna en el PLD, deviene en un juego de póquer, y lo que es peor, con tahúres y cartas marcadas de distintas maneras. Lo único bueno de este western de espaguetis es que nadie se levanta de la mesa, acusa de trampa, saca la pistola, dispara y ocasiona muertos…

CUATRO: UNA Y OTRA, LOS MISMOS.- El programa Con Jatnna del domingo pasado fue el Con Jatnna de cada domingo. Lo cual puede comprobarse yendo al archivo y viendo las entregas anteriores. No podía esperarse que fuera al Palacio Nacional con una daga escondida en la ropa y en un descuido de la seguridad lo apuñalara como a Julio César en el Senado de Roma. El Danilo Medina que compareció en Con Jatnna fue el mismo que se conoce por años. Un político profesional que maneja su estrategia y que no se va a dejar arrastrar al terreno del otro. Lo que importa, sin embargo, es que la entrevista no cambia nada. Cada cual sigue pensando igual y lo seguirá pensando hasta marzo del año que viene cuando el comité Político aborde el tema de la reelección y decida al respecto. ¿Cómo convencer a nadie de que no duerma de ese lado de la cama o con esa almohada, incluso que no sueñe en el sillón, si cada quien por su gusto muere? Nadie lo sabe porque a nadie se lo han dicho, pero la estrategia de marzo no es obra del presidente Medina, sino de su equipo de colaboradores más cercanos, con quienes discutió cuál sería el momento más oportuno para apearse del tigre y se acordó que en marzo, y posiblemente ante los Idus. Medina dijo su parte, que Fernández ahora diga la suya…

Noticias destacadas