República Digital - Indotel Anuncio

05 de mayo del 2021

Opinión

¡Hasta siempre amigos!

    Siempre es triste y doloroso despedir, no solamente a los familiares cuando se van de la vida, también es así cuando nos despedimos de amigos entrañables, aunque estén lejos de nuestro país o viviendo hasta su muerte en el escenario en el cual hemos nacido y vivido; el autor de esta columna, militante, […]




    Siempre es triste y doloroso despedir, no solamente a los familiares cuando se van de la vida, también es así cuando nos despedimos de amigos entrañables, aunque estén lejos de nuestro país o viviendo hasta su muerte en el escenario en el cual hemos nacido y vivido; el autor de esta columna, militante, coherente y agradecido de la existencia que nos dieron nuestra madre y nuestro padre, quiere recordar a dos compañeros de épocas distintas de nuestra vida: Rodrigo Abreu (hijo), alias “El Gallego”, compañero de infancia en la legendaria ciudad de Monte Cristy y el otro compañero de militancia política y amigo, José Oviedo Landestoy, alias “El Gordo Oviedo”, símbolo de los movimientos políticos de izquierda de la República Dominicana. “El Gallego”, de la misma edad de quien escribe, ligados por vínculos de familia fuimos alumnos en la escuela primaria de varones Honduras, así como en la Escuela Secundaria o Liceo Secundario (Generalísimo Trujillo) de esa ciudad; músicos, trompetistas de la Banda Municipal, de nuestro pueblo, y miembro del grupo “B” de la Legión del Norte, que fueron la génesis del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, producto de La Legión del Norte, popularmente llamada “La Pandilla de la Cuca”. De esas organizaciones salió la figura heroica e inmortal de Manolo Tavárez Justo. Fuimos organizados en esos movimientos anti trujillistas, El Gallego, Federico José Cabrera, héroe y mártir del 14 de Junio y Oscar Vásquez González, alias “Caín”, a la cual vino luego Julio Manuel Rodríguez Grullón, estudiante de primera categoría y compañero nuestro, saxofonista, y presidente años después, del Colegio Médico Dominicano. “El Gordo Oviedo”, militante del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, que residió en París, Francia, y fue luego fundador del Foro de Sao Paulo, amigo de la Revolución Bolivariana y amigo íntimo de Lula, dirigente sindical progresista y más luego presidente de la República de Brasil; durante muchos años El Gordo Oviedo fue dirigente de la Línea Roja del 14 de Junio, y experto confeccionador de pasaportes dominicanos que sirvieron a muchos exiliados impedidos de regresar a su país, entre los cuales está el autor de esta columna, que vivió en París por un largo tiempo, impedido de regresar a su Patria por disposición del gobierno que presidió Héctor García Godoy, dando cumplimiento a disposiciones de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos de América, mejor conocida por la siglas CIA. Qué triste y doloroso es despedir por siempre y para siempre, a los amigos y compañeros que pertenecen por su origen a una misma generación de hombres y de mujeres, también, que han luchado, sufrido prisión, exilio, y entregaron sus vidas convencidos de que “La pelea es peleando”, y que nuestro pueblo ha recibido el reconocimiento de su patriotismo y dignidad, que ha servido de modelo porque hombres como Rodrigo Abreu, alias El Gallego y El Gordo Oviedo, vivirán en el recuerdo de nuestro pueblo, mientras sea un Estado Republicano como lo concibieron los fundadores de la República, Duarte, Sánchez y Mella, los próceres de la Restauración, los héroes de Luperón en junio de 1949, los héroes del 14 junio del 1959, mujeres y hombres, heroínas y héroes de la “Epopeya Incompleta” iniciada el 24 de abril de 1965, que dio el motivo para que Fidel Castro Ruz, lo calificara como “Pueblo legendario, veterano de la historia, David del Caribe¨. Hasta siempre Gallego Abreu y El Gordo Oviedo. Por: Euclides Gutiérrez Félix.

Noticias destacadas