República Digital - Indotel Anuncio

17 de abril del 2021

Política

Hipólito siendo Hipólito

Por Claudio Acosta. Con el comunicado en el que expresó su respaldo a la decisión del PRM de que los miembros de la Junta Central Electoral (JCE) no tengan vinculación directa con los partidos políticos, el expresidente Hipólito Mejía pareció tener la intención de acallar el ruido provocado por el apoyo público de los diputados […]




Por Claudio Acosta. Con el comunicado en el que expresó su respaldo a la decisión del PRM de que los miembros de la Junta Central Electoral (JCE) no tengan vinculación directa con los partidos políticos, el expresidente Hipólito Mejía pareció tener la intención de acallar el ruido provocado por el apoyo público de los diputados del partido de gobierno a Eddy Olivares, quien hasta hace unos días era su vocero y todavía es su compadre, para presidirla. Y así, efectivamente, lo interpretó la opinión pública, donde muchos celebraron que atajara a tiempo lo que podría convertirse en un enfrentamiento fratricida como en los mejores tiempos del PRD, una herencia maldita de la que todavía su hijo natural no ha podido librarse, pues no es tan fácil para el cuerpo renegar de su propia sombra. Poco duró la celebración de esos analistas, sin embargo, ya que apenas 24 horas después el exmandatario declaró que se debe permitir que el Senado de la República seleccione libremente a los miembros de la JCE, luego llamó “babosos” a quienes se dedican a satanizar a los políticos mientras les piden cargos y prebendas, para finalmente señalar que “no objeta” (maña fuera) a Eddy Olivares, a quien la sociedad quiere ver encabezando ese órgano debido a “su experiencia y la conducta intachable que todos le conocen” ¿En qué quedamos? ¿En una JCE sin políticos, como decidió la dirigencia del PRM y prometió el presidente Luis Abinader, o que se permita que el Senado elija “libremente” a Olivares y otros políticos en licencia? El que sepa de mondongo que desenrede esa tripa, como dice el refrán, porque lo cierto es que ahora no se sabe si esa declaración es “Hipólito siendo Hipólito”, que en la mañana dice una cosa y en la tarde, en otro escenario, dice otra que parece lo contrario, o si se trata de un “metamensaje” con destinatarios identificables y un propósito que, en las presentes circunstancias, no resulta muy difícil adivinar.

Noticias destacadas