República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Nacionales

Hoy se cumplen 58 años de la gesta del 14 de Junio

  El 14 de junio de 1959 se produjo la más honda herida a la dictadura de 30 años de Rafael Leonidas Trujillo y el inicio de su final. La dictadura de Trujillo se caracterizaba por el ejercicio del poder mediante el terror, la brutalidad de la fuerza, la tortura y los asesinatos, siempre con […]




 
El 14 de junio de 1959 se produjo la más honda herida a la dictadura de 30 años de Rafael Leonidas Trujillo y el inicio de su final.
La dictadura de Trujillo se caracterizaba por el ejercicio del poder mediante el terror, la brutalidad de la fuerza, la tortura y los asesinatos, siempre con el apoyo de los Estados Unidos.
Antes de la gesta, que la historia registra como la Invasion de Constanza, Maimón y Estero Hondo, la dictadura había derrotado otros dos desembarcos expedicionarios que intentaban derrocarla: las de Cayo Confites en 1947 y la de Luperón en 1949.Pero en marzo de 1959 se formo en La Habana, Cuba, el Movimiento de Liberación Dominicana (MLD), el cual a su vez formo su brazo armado llamado Ejército de Liberación Dominicana (ELD).
La expedición de Constanza, Maimón y Estero Hondo, 14 de junio de 1959, al mando de Enrique Jiménez Moya, estaba programada para llegar por aire y mar a suelo dominicano, pero las dos embarcaciones facilitadas por los cubanos llegaron a la costa norte el día 20 debido al mal tiempo.
El desembarco aéreo fue exitoso y sin bajas, logrando los expedicionarios desplazarse hacia las montañas en dos grupos, uno dirigido por Jiménez Moya y otro por el cubano Delio Gomez Ochoa.
El 20 de junio, la lancha Carmen Elsa desembarco por Maimón, con 96 expedicionarios, comandada por José Horacio Rodríguez y finalmente capitaneada por José Messon. A su vez, la Tania desembarco en Estero Hondo con unos 48 expedicionarios, comandada por José Antonio Campos Navarro.
Los desembarcos fueron combatidos por el Ejército y la aviación, con el despliegue de otros 3,000 soldados, apoyados por guardacostas de la Marina, una corbeta y un barco destructor.
Una parte de los expedicionarios de ambos frentes cayeron en combate.
La mayoría fueron hechos prisioneros por militares y civiles, algunos asesinados de inmediato o enviados a la Base Aérea de San Isidro, eran interrogados, torturados y fusilados. -

Noticias destacadas