República Digital - Indotel Anuncio

17 de abril del 2021

Opinión

Impertinencia inaceptable

Por: Claudio Acosta. Mala cosa es que una ayudante personal del Presidente de la República se atreva a recriminar públicamente, insultos incluídos, a la senadora del Distrito Nacional y a un diputado del PRM solo porque mostraron su rechazo a los nuevos impuestos incluidos en el Presupuesto Nacional, pero es peor si ese atrevimiento no […]




Por: Claudio Acosta. Mala cosa es que una ayudante personal del Presidente de la República se atreva a recriminar públicamente, insultos incluídos, a la senadora del Distrito Nacional y a un diputado del PRM solo porque mostraron su rechazo a los nuevos impuestos incluidos en el Presupuesto Nacional, pero es peor si ese atrevimiento no tiene consecuencias salvo agredir innecesariamente a los aludidos y enviar una señal inapropiada desde un gobierno que se ha propuesto, y así lo proclama en discursos y declaraciones, hacer las cosas de manera diferente. Siendo indulgentes y hasta generosos se puede justificar ese comportamiento atribuyéndolo a una insolente novatada de alguien que, evidentemente, no conoce los límites de su cargo o no se los explicaron con suficiente claridad, y quien de ahora en adelante sabrá que, por lo menos mientras sea funcionaria pública, no todo lo que le pase por la cabeza conviene subirlo a los redes sociales. Lo que alguien tendrá que decirle, sino es que su jefe no se lo dijo ya luego del boche que se ganó, es que en una democracia que merezca ese nombre no todo el mundo está obligado a estar de acuerdo con el gobierno y sus decisiones, incluidos aquellos que pertenecen al mismo partido que los ocupantes del Palacio Nacional, mucho menos cuando se trata de algo tan odioso como los impuestos y está de por medio la tranquilidad y el sosiego de la población en estos momentos tan difíciles. Puede parecer una necedad o una pérdida de tiempo dedicar este espacio a la impertinencia de una funcionaria que ignora o desafía (eso no está claro todavía) los límites de sus funciones, sobre todo cuando, en medio de una pandemia, tratamos de evitar que nos pongan una dolorosa enema con nuevos impuestos, pero si en un futuro –Dios no lo quiera– este gobierno termina decepcionándonos alguien debe poder recordar que advirtió a tiempo las primeras señales.

Noticias destacadas