República Digital - Indotel Anuncio

08 de mayo del 2021

Opinión

Independiente de quién

Pablo Mckinney. pablomcKinney@gmail.com Mucho se habla en estos días sobre la selección de los nuevos miembros de la JCE y demás altas cortes. Los debates giran en torno a la exigencia de que quienes ocupen esos puestos sean independientes, lo que trae a mi recuerdo la anécdota del amigo del asistente presidencial del Dr. Balaguer, […]




Pablo Mckinney.
pablomcKinney@gmail.com
Mucho se habla en estos días sobre la selección de los nuevos miembros de la JCE y demás altas cortes. Los debates giran en torno a la exigencia de que quienes ocupen esos puestos sean independientes, lo que trae a mi recuerdo la anécdota del amigo del asistente presidencial del Dr. Balaguer, Bello Andino. Cuentan que don Bello infor­mó una primera vez al Doctor: “Presiden­te ahí está Juancito Pérez Vidal, Tito, que quiere verlo”. A los pocos minutos, Bello in­sistió y el mandatario asintió y no dijo na­da más. Ya en la cuarta ocasión el asisten­te quiso ser más convincente: “Presidente, recuerde que ahí está Pérez Vidal, él dice que urgente”. Fue entonces cuando, perdi­da la paciencia, el oráculo de Navarrete gri­tó a su asistente. “Sí, Bello. Es urgente, pero ¿urgente para quién, Bello? ¿Urgente para quién? Como el Doctor, uno pregunta al sobe­rano lector: Independiente, sí, pero ¿inde­pendiente de quién, Bello, independiente de quién? Y es que, no es posible vivir en esta so­ciedad de colindancias, lograr cierta nom­bradía social y ser al mismo tiempo quími­camente puro, independiente e imparcial. Si comunicar ya es existir, existir ya es opi­nar, tomar partido incluso cuando no se to­ma partido. Desde los griegos que lo sabían todo, se sabe que el silencio puede ser más elocuente que la palabra. Independiente no, pero digno sí, y de­coroso, bien formado, con una limpia ho­ja de servicio social y profesional, y un alto sentido del honor y el autorespeto; y digo más: Si Negro Beras, de historial socialista; Virgilio Bello Rosa, perredeísta en blanco o en azul; Bidó Medina, morado hasta siem­pre; o Eduardo Estrella balaguerista antes de nacer; aceptaran ser miembros de cual­quier alta corte, estoy seguro de que harían un excelente trabajo, y no por indepen­dientes que no lo son, sino por dignos y no porque lo diga yo, sino porque lo muestra y demuestra su vida. Por más discursos que Ud. pronuncie, al final, sólo sus hechos ha­blarán por Ud... En esto de las cortes, ¿quién conviene más a los intereses del país? Un militante/amigo/ relacionado de un partido político, un directivo de una fundación financiada por grupos económicos para defender sus intereses en primera o última instancia, o los ejecutivos de ONGs que dependen de los fondos que envían otros países a través de su correspondiente USAID y sus pro­yectos, ¿quién? (“¿Ahora quién si no soy yo?”). ¡Ay!

Noticias destacadas