República Digital - Indotel Anuncio

06 de mayo del 2021

Política

Intriga con intriga

Orlando Gil. Todavía intriga el encuentro del presidente Danilo Medina con empresarios de alcurnia en una localización del Este, y en parte porque no hubo declaración propia ni del gobierno ni de los capitanes de industria. Lo poco que se supo fue de manera oficiosa, y como hay que suponer, unos quitan, otros ponen, según […]




Orlando Gil.
Todavía intriga el encuentro del presidente Danilo Medina con empresarios de alcurnia en una localización del Este, y en parte porque no hubo declaración propia ni del gobierno ni de los capitanes de industria. Lo poco que se supo fue de manera oficiosa, y como hay que suponer, unos quitan, otros ponen, según sus intereses. Si hubiera sido para entregar la portada laminada o en cuadro de un periódico de China que en esa edición reseñó ampliamente su visita, nadie se inquietaría ni tendría mayor significación. Sin embargo, nadie lo cree, y más que justo no creerlo, pues desde hace mucho entre los sectores público y privado hay más que inteligencias. Hay negocios, y buenos negocios, que no hace el gobierno, pero que facilita al hombre de empresas. Al emprendedor, como se dice en estos días. Entonces, como consigna de gremio, lo que va, viene. La invitación no fue del presidente a los empresarios, sino de los empresarios al Presidente, lo que lleva a suponer que la estrategia fue de los hombres de negocio y no del mandatario. Que quienes están en política son los industriales de todo género y no el jefe del Estado. Incluso llama la atención lo coyuntural, lo oportuno. En los mentideros (por lo menos) lo sacaron debajo de la patana de la reforma, la reelección y el acoso de Leonel Fernández y su comparsa. No todo está perdido si los empresarios vienen a ofrecer su corazón. Se explica por tanto el silencio, la prudencia, el observar de lejitos, pero sobre todo la reacción de los otros. Existe la queja política de que los empresarios no denuncian la dictadura. No es que se acomoden, sino que no hacen coro a la histeria. Como quienes ven llover bajo techo, consideran que la reelección es una hipótesis. Cuando el Cristo muestre las llagas y las comparen con los clavos, reconocerán al resucitado. Hubo un jovencito que se dejó manipular en un programa de televisión y condenó unos sobornos que por el momento no aplican, y lo reconvinieron.

Noticias destacadas