República Digital - Indotel Anuncio

19 de abril del 2021

Política

Intriga la expectativa

Orlando Gil.  El cambio no puede juzgarse, pues importa más lo que intriga que lo que fue expectativa en campaña. La gente se deja convencer, y vota; después espera, y reacciona. La reacción puede ser buena o mala, pero no dependerá de la población, sino del gobierno. El pueblo siempre espera lo mucho y el […]




Orlando Gil.
 El cambio no puede juzgarse, pues importa más lo que intriga que lo que fue expectativa en campaña. La gente se deja convencer, y vota; después espera, y reacciona. La reacción puede ser buena o mala, pero no dependerá de la población, sino del gobierno. El pueblo siempre espera lo mucho y el gobernan­te que se conforme con lo poco. El populismo es el mejor de los ánimos, solo que se agota pronto. Un cuento hoy y otro ma­ñana, pero al tercer día el bostezo determina. Dos cuestiones salen a camino y habrá que ver hasta dónde llegan. La Junta Central Electo­ral con independientes y el fin de la impunidad. Sacudiendo la paja se encuentra el grano. Más que la conformación del organismo, inte­resa el manejo político. Si el gobierno prefiere ponerse de acuerdo con Leonel Fernández y no con Danilo Medina, o viceversa. Los dos están con maleta en la estación, y Luis Abinader como dueño del tren decide a cual monta. Los dos serían peores diría un mexi­cano. Solo que Abinader le debería a Fernández el 10 % que se fue a apoyar su causa después que este desertara de las filas del PLD y se apoderara del Partido de los Trabajadores y sacara con ce­sárea La Fuerza del Pueblo. Un triunfo provocado obliga a compartir po­der, y no sería sentarse a la mesa, pero sí aprove­char las migajas que caen, como en el banquete bíblico. Fernández tiene ese prodigio, y la cir­cunstancia le favorece. Si no puede entrar por el frente, busca la manera de colarse por el patio. No ganó en las elecciones los senadores que ahora representan a su partido en la cámara al­ta, y no es espejismo, sino realidad que el dere­cho recrimina, pero la política reconoce. Una ventaja robada no debiera ser parte en un intercambio que se supone honra la institu­cionalidad, pero como Fernández goza de im­punidad desde que se asumió opositor, lo que sería corrupción política, transfuguismo sin principio, se le tolera. El cambio deberá mostrar las uñas, y se verá si bonitas de salón o pezuñas de Lucifer.

Noticias destacadas