República Digital - Indotel Anuncio

17 de mayo del 2021

Mundiales

Irán identifica al sospechoso detrás del ataque a la planta nuclear de Natanz

 Presidencia de Irán / AFP Esta imagen proporcionada por la presidencia iraní el 14 de abril de 2021, muestra al presidente Hassan Rouhani hablando durante una reunión del gabinete en la capital Teherán. Este sábado, la televisión estatal iraní acusó a un hombre llamado Reza Karimi como autor del sabotaje que sufrió la planta nuclear de Natanz […]




 Presidencia de Irán / AFP Esta imagen proporcionada por la presidencia iraní el 14 de abril de 2021, muestra al presidente Hassan Rouhani hablando durante una reunión del gabinete en la capital Teherán.

Este sábado, la televisión estatal iraní acusó a un hombre llamado Reza Karimi como autor del sabotaje que sufrió la planta nuclear de Natanz el pasado 11 de abril. Desde que se dio a conocer el suceso, Irán ha señalado a Israel como autor intelectual del ataque. Todo en medio de las conversaciones que se están llevando a cabo en Viena entre la potencia persa y otros cinco países para intentar salvar el acuerdo nuclear de 2015. 

Irán ya ha señalado a un posible culpable por el ataque a la planta nuclear de Natanz. La información, proporcionada por la televisión estatal iraní, señala a Reza Karimi, de 43 años, como sospechoso del sabotaje. 

«Reza Karimi, el autor de este sabotaje ha sido identificado por el Ministerio de Inteligencia de Irán», dijo la televisión estatal este sábado. Además, añadió que el sospechoso había huido del país horas antes de la explosión en la planta nuclear, que la República Islámica ha atribuido desde el primer momento a Israel.

Se difundieron imágenes del presunto autor de los hechos y desde el medio de comunicación se aseguró que habían notificado una «alerta roja» a la Interpol para detener a Karimi en territorio internacional. La Interpol no ha querido hacer comentarios al respecto. 

Los detalles del accidente del 11 de abril todavía no están claros. Pero el Gobierno iraní informó de que «cientos de centrifugadoras» para enriquecer uranio fueron destruidas, aunque no dieron el número exacto de aparatos dañados. No obstante, afirman que las máquinas inutilizadas de la primera generación se reemplazarán por otras más modernas; y aseguraron que el incidente no causó heridos ni contaminación.

El jefe de la agencia atómica iraní, Alí Akbar Salehí, subrayó durante una de sus intervenciones que «el enriquecimiento (de uranio) nunca paró en Natanz» y que solo «una de las salas de la instalación sufrió daños por el sabotaje».

Los informes iniciales de los medios de comunicación israelíes, que mantienen estrechas relaciones con sus servicios militares y de inteligencia, culparon a un ciberataque de los daños. Irán ha negado esta hipótesis. 

La importancia del enriquecimiento de uranio al 60%

La respuesta por parte de Irán después del accidente no se hizo esperar. El país islámico anunció que iba a empezar a enriquecer uranio a un nivel de hasta el 60%, lo más cerca que ha estado de producir la cantidad necesaria de este elemento para fabricar un arma nuclear, para lo que se necesita un 90%. 

Bajo esta premisa, Irán estaría incumpliendo con el acuerdo nuclear de 2015, muy superior al 3,67% de producción de uranio permitido por este. El acuerdo fue firmado por el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, junto a Francia, Alemania, China, Rusia y Reino Unido.

Pero, en 2018, la Administración de Trump decidió abandonar unilateralmente el pacto, poniendo fin al acuerdo y aplicando sanciones sobre el país de Medio Oriente. Como respuesta, Irán empezó a incumplir con la producción de uranio pactada en 2020. No obstante, desde la presidencia del país siempre se ha negado que tuviesen la intención de fabricar una bomba. 

«Podríamos enriquecer el 90% hoy, pero mantenemos nuestra palabra y no buscamos una bomba atómica. Sois vosotros los que habéis fabricado y almacenado la bomba atómica y seguís fabricando bombas. Eso es lo que hacéis vosotros. No nos acusen de fabricar bombas, las actividades de Irán son completamente pacíficas», dijo el presidente Hassan Rohani a principios de abril respecto al enriquecimiento de uranio. 

No obstante, este aumento en la producción sigue preocupando a muchas potencias occidentales. Ya que, a medida que se tiene más uranio enriquecido, es más fácil producir niveles mayores con menos centrifugadoras -es decir, llegar al 90% de pureza es mucho más fácil a partir del 20%, y más fácil aún a partir del 60%-. 

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Javad Zarif, cargó la responsabilidad a Estados Unidos y dijo que estaba en su mano que incidentes «peligrosos» como los de Natanz no volvieran a producirse. 

«El terrorismo nuclear en Natanz ha desatado una peligrosa espiral que sólo se puede contener poniendo fin al terrorismo económico estadounidense iniciado por Trump. Biden y Harris tienen que tomar una decisión clara: o el acuerdo Obama / Biden o la campaña del ‘máximo fracaso’ de Trump. No hay alternativa. No hay mucho tiempo», dijo el político a través de redes sociales. 

Irán lleva pidiendo desde la entrada de Joe Biden en la Casa Blanca que retiren las sanciones impuestas por Trump en 2018, pero la presidencia estadounidense pide garantías de que se cumplirá con el acuerdo nuclear antes de levantarlas

Conversaciones en Viena para salvar el acuerdo nuclear de 2015

El accidente y el aumento de producción de uranio se producen en un momento en el que Irán trata de negociar con las potencias mundiales para permitir que Estados Unidos vuelva al acuerdo nuclear y ponga fin a las sanciones económicas. 

En Viena, las conversaciones para avanzar en esa materia entre los diplomáticos de Irán y las cinco potencias que permanecen en el acuerdo siguieron adelante este sábado. Al finalizar, el principal negociador de Irán y viceministro de Exteriores, Abás Araqchí, dio un mensaje esperanzador al respecto. 

«Creemos que las conversaciones han alcanzado una fase en la que las partes pueden empezar a trabajar en un borrador conjunto (…) Parece que está tomando forma un nuevo entendimiento, y ahora hay acuerdo sobre los objetivos finales», dijo Araqchí.

Por su parte, Enrique Mora, el funcionario de la Unión Europea que presidió las conversaciones, aseguró que se había avanzado en una tarea «nada fácil». 

«Después de intensas conversaciones, hemos hecho un balance en la Comisión Mixta. Se ha avanzado en una tarea que no es nada fácil. Necesitamos ahora un trabajo más detallado. Es clave que todos estemos comprometidos con los mismos objetivos: la reincorporación de EE. UU. al #JCPOA y su plena implementación», dijo Mora a través de redes sociales. 

Las tensiones al respecto de la producción nuclear siguen muy vivas, pero parece que Irán y Estados Unidos podrían volver a reincorporarse y respetar el acuerdo nuclear de 2015. 

Con EFE, Reuters y medios locales

Noticias destacadas