República Digital - Indotel Anuncio

17 de mayo del 2021

Opinión

Irse por la puerta de atrás: un gran acto de cobardía

Por Marien Aristy Capitán. Después de ocho años jugando a ser el mejor, el presidente Danilo Medina ha decidido irse por la puerta de atrás: escondido y haciendo galas de una gran cobardía que le lleva a entregar la banda presidencial en un acto privado que se realizará en el despacho del presidente del Senado. […]




Por Marien Aristy Capitán.

Después de ocho años jugando a ser el mejor, el presidente Danilo Medina ha decidido irse por la puerta de atrás: escondido y haciendo galas de una gran cobardía que le lleva a entregar la banda presidencial en un acto privado que se realizará en el despacho del presidente del Senado.

No sabemos si le faltan de timbales o le sobra apatía pero la decisión del presidente Medina es una burla a la institucionalidad y el orden democrático.

Aunque los mayores devotos de San Danilo aseguren que todo es culpa del protocolo a seguir por el covid-19, suena a excusa barata porque hemos visto al mandatario hasta en dos inauguraciones diarias después de las elecciones.

En el caso de Punta Catalina, para citar la actividad más emblemática, estuvieron todos los funcionarios relevantes del Gobierno.

Por ello, no hay forma de explicar que el Presidente no irá por causa del virus. ¿Entenderá que Luis Abinader tiene demasiado que reclamarle ante la Asamblea Nacional?

No enfrentarse al próximo mandatario hace de Medina un presidente más pequeño que todos los que le antecedieron.

Incluso Joaquín Balaguer, después de los 12 años más sanguinarios que hemos vivido los dominicanos, aguantó estoicamente el discurso de Antonio Guzmán, quien sabiamente dijo en aquella oportunidad: “Los hombres pasan, pero las instituciones tienen un carácter de permanencia cada vez más fuerte”.

Respetar la institucionalidad, sin embargo, no es el fuerte de Danilo. Algunos decretos emitidos en la transición así lo evidencian. Por ello, como además detesta a la prensa, su decisión no es de extrañar. Dar la cara, al final, nunca fue lo suyo.

Noticias destacadas