República Digital - Indotel Anuncio

20 de abril del 2021

Opinión

JCE y Odebrecht

Santiago Cuesta Kury. Cuando se trata de dinero para los partidos políticos y más en tiempo de campaña electoral, la procedencia de esos dineros y el tipo de cambio de los mismos es lo que menos les importa a la gran mayoría de esas agrupaciones políticas y la JCE es la primera que lo sabe […]




Santiago Cuesta Kury.
Cuando se trata de dinero para los partidos políticos y más en tiempo de campaña electoral, la procedencia de esos dineros y el tipo de cambio de los mismos es lo que menos les importa a la gran mayoría de esas agrupaciones políticas y la JCE es la primera que lo sabe muy a pesar de entregarles a los partidos políticos miles de millones de pesos de los contribuyentes para su financiamiento.
Los ejemplos y acusaciones sobran y para muestra basta un botón. ¡Si no, pregúntenle a Odebrecht! Siempre se ha hablado de dinero sucio procedente del narcotráfico que ha financiado candidatos y partidos políticos en nuestro país, y nada ha pasado, mientras la JCE siempre ha hecho un mudo silencio ante estas gravísimas denuncias. Ahora se habla de dinero utilizado en campañas electorales para financiar candidatos de la empresa brasileña Odebrecht en varios países incluido el nuestro. En cambio lo que hace el pleno de la JCE es entregarles 805 millones de pesos a los partidos políticos de los cuales el 80%, unos 644 millones son para el PLD, PRM, PRD y PRSC y en eso sí se ponen de acuerdo los cuatro fantásticos, pues, cuando se trata de dinero y más en partes iguales, ahí no hay diferencias ni pleitos entre ellos. “En lo de Odebrecht sí” porque no hubo equidad, ni siquiera de género. Lo importante es tener dinero para gastar y comprar candidatos de otros partidos, callar voces en los medios de comunicación, comprar y manipular encuestas, sobornar a contrarios, guardar dinero en bancos, de eso trata el accionar de la política y de muchos de nuestros políticos en este desfalcado país. La propia JCE es más que cuestionada en el manejo de los fondos públicos en las pasadas elecciones y nada ha pasado ni pasará. Si hablamos de auditorías para determinar sobrevaluaciones, la JCE y Odebrecht deberían ser juzgadas en el mismo tribunal y bajo los mismos cargos. La ignominia que sufre este pueblo de mano de los políticos no es cosa de la JCE y Odebrecht, es cosa de todos los dominicanos que la toleramos, haciéndonos cómplices y compromisarios de las mismas, por no actuar, callar y dejar pasar.

Noticias destacadas