República Digital - Indotel Anuncio

23 de abril del 2021

Opinión

Jean Alain y su animadversión contra Miriam G.

Nada es casual. Los porqués bailan al compás de una música que, aunque por momentos parecería cambiar de ritmo, busca entretenernos y tomarnos por pendejos útiles al servicio de un sistema putrefacto que ni se molesta en guardar las formas. Lo que ha sucedido esta semana con la magistrada Miriam Germán nos muestra qué se […]




Nada es casual. Los porqués bailan al compás de una música que, aunque por momentos parecería cambiar de ritmo, busca entretenernos y tomarnos por pendejos útiles al servicio de un sistema putrefacto que ni se molesta en guardar las formas. Lo que ha sucedido esta semana con la magistrada Miriam Germán nos muestra qué se esconde detrás del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), un órgano que se ha desvirtuado para ponerlo a merced de intereses partidarios. Lo que se busca aquí es quitar a los jueces que molesten, como ella, para poner en su lugar a otros que interpretarán “mejor” una justicia que, al final de cuentos (sí, cuentos) no es justa. El procurador Jean Alain Rodríguez sabe muy bien que debió notificar a la magistrada de la acusación que le haría para que preparar asu defensa. Aunque, ¿podía hacerlo cuando las acusaciones eran anónimas? Maltratar a una mujer de probada integridad como Miriam Germán, lastimándola incluso como madre, muestran la vileza de una persona que fue capaz de espiarla para montar el circo con el que quiere sembrar las dudas en quienes no tienen dicernimiento. Aunque lo intente, Jean Alain no conseguirá que creamos que las cartas fueron anónimas: eran parte de su juego. Por eso la intervención del teléfono de la magistrada salió por una “investigación de narcotráfico” pero se solicitó nueve días después que se suicidara la persona que se investigaba y solo se pidió intervenir su teléfono. La animadversión del procurador hacia la magistrada es vieja: no le perdona que advirtiera que el expediente de Odebrecht no se sostendrá. Por ello, fue avasallante al hacer lo que probablemente le pidió el presidente Danilo Medina: intentar destruirla. Por: Marien Aristy Capitán.

Noticias destacadas