República Digital - Indotel Anuncio

14 de abril del 2021

Economía

Justin Trudeau: “Un no acuerdo puede ser mejor para Canadá que un mal TLC”

El primer ministro canadiense visita Illinois y California en un momento delicado de la renegociación del tratado comercial. Justin Trudeau ha adoptado una estrategia, cada vez más popular, en su relación con Donald Trump: para influir en el presidente estadounidense, en vez de hablar con él, puede ser más efectivo seducir a su entorno. Con ese […]




El primer ministro canadiense visita Illinois y California en un momento delicado de la renegociación del tratado comercial.

Justin Trudeau ha adoptado una estrategia, cada vez más popular, en su relación con Donald Trump: para influir en el presidente estadounidense, en vez de hablar con él, puede ser más efectivo seducir a su entorno. Con ese objetivo, el primer ministro canadiense inició este miércoles una gira de cuatro días por Estados Unidos en la que visitará Illinois y California pero no se verá con Trump. Ambos se reunieron en febrero y octubre pasados en la Casa Blanca.

La finalidad de Trudeau es convencer a políticos -demócratas y republicanos- y a empresarios de las bondades del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), cuya renegociación, impuesta por Trump, se encuentra en una fase delicada. El primer ministro, en las antípodas ideológicas y de estilo de su homólogo estadounidense, ha subido el tono en los últimos días. Como ha hecho Trump en numerosas ocasiones, Trudeau ha amenazado con abandonar el tratado comercial con EE UU y México, en vigor desde 1994, si Washington reclama exigentes concesiones.

“Un no acuerdo puede ser mejor que un mal acuerdo”, dijo Trudeau este miércoles en un coloquio en la Universidad de Chicago. Pero se mostró convencido de que un pacto “justo” sobre el TLC es posible y esgrimió que es “absolutamente necesario modernizarlo”. Al mismo tiempo, enfatizó los beneficios económicos que ha llevado el tratado y advirtió de que romperlo supondría a corto plazo una “disrupción de millones de empleos y familias estadounidenses”.

El pacto, conocido en inglés como NAFTA, acabó con los aranceles en el comercio de bienes y servicios entre los tres países y tiene un impacto económico de 1,2 billones de dólares. Antes del TLC, EE UU y Canadá tenían un acuerdo bilateral firmado en los años ochenta.

Trump, que hizo del proteccionismo comercial un emblema electoral, considera que el tratado es demasiado generoso con sus dos vecinos y es responsable de la fuga de empleos y el declive industrial del Medio Oeste de EE UU. Ese mismo temor es el que trató de aplacar Trudeau en Chicago, primera parada de su gira. Allí se reunió con el alcalde de la ciudad, el demócrata Rahm Emanuel, y el gobernador de Illinois, el republicano Bruce Rauner, antes de hablar en la Universidad de Chicago.

Chicago es un feudo demócrata, cuna política del expresidente Barack Obama. Pero, como recuerda en un artículo Campbell Clark, analista del diario canadiense The Globe and Mail, Obama apenas logró convencer allí a “aliados cercanos” para que defendieran el TPP, el acuerdo comercial que planeaba unir EE UU con otros 11 países del Pacífico, incluido Canadá. Trump canceló ese pacto al poco de asumir la presidencia.

Tras Chicago, Trudeau viajará a San Francisco, donde se reunirá con empresarios y emprendedores. Y después a Los Ángeles para hablar el viernes en la Fundación Presidencial de Ronald Reagan, en un claro guiño a la ortodoxia republicana que venera al exmandatario.

Noticias destacadas