República Digital - Indotel Anuncio

12 de mayo del 2021

Economía

Keynes, déficit y demanda agregada

Juan Guiliani Cury. Decía el famoso economista inglés de la Ex y  Post Guerra, John Maynard Keynes,  de  que bueno era que para que una economía funcione y cumpla su rol de creación de empleos ha sido necesario la existencia de un  déficit para estimular el gasto. El sabio economista veía con muy buenos ojos […]




Juan Guiliani Cury.

Decía el famoso economista inglés de la Ex y  Post Guerra, John Maynard Keynes,  de  que bueno era que para que una economía funcione y cumpla su rol de creación de empleos ha sido necesario la existencia de un  déficit para estimular el gasto. El sabio economista veía con muy buenos ojos la coexistencia de déficit fiscal porque consideraba que sin esa variable era difícil arrancar programas de obras públicas exitosos cuando las economías sufren caída en el consumo.   En el caso supuesto de la economía dominicana la existencia de un déficit fiscal estimado cuyo pico fue un 6.5% del Producto a mediados del 2012, podría considerarse como parte de una estrategia Keynesiana para sustentar la demanda agregada de ese entonces. Y Keynes lo decía porque a él mismo le tocó recomendar la activación del gasto público para evitar una especie de catástrofe,  como de hecho acaeció con la Gran Depresión del 1929. Su libro sobre la Teoría del Empleo, el Interés y el Dinero, de 1936, contribuyó a crear condiciones apropiadas para sostener conceptos teóricos sobre los peligros que acarreaba la  propensión del ahorro a medida que subía la renta de los ciudadanos. Este economista británico probó durante más de tres décadas su teoría consumista  después de la crisis del 29,  donde consagró sus convicciones de aumentar el gasto del Gobierno en aras de una reactivación del consumo y el estímulo a la demanda interna para salir de la retranca recesiva en que se encontraba el mundo,  y en particular la economía norteamericana ante el estallido de la Bolsa de Valores de Nueva York, el 29 de octubre del 1929. El economista planteó que la solución al desbarajuste de los mercados de valores, y ante la creciente insuficiencia de la demanda motivado por la creciente propensión marginal al ahorro que se percibía en las sociedades desarrolladas; el subconsumo constituyo para Keynes en una verdadera preocupación.  Aquí en el país uno de sus principales sustentadores de ese pensamiento  lo fue  el fallecido economista de la Orden Jesuita,  el padre José Luis Alemán, profesor de la Pontifica Universidad Católica Madre y Maestra y quien sugirió imponer en la economía dominicana un modelo de “demanda inducida”, en la postrimería de la década de los 70.  Al desencadenarse la crisis del 1929 y ante un alza imparable de la tasa de desempleo (25%) en la economía norteamericana, la fórmula de Keynes fue la tabla de salvación para que el Estado incurriera en un déficit vía  el incremento en el gasto público para así generar demanda agregada ya que la desocupación no podía combatirse solo con medidas monetarias. En el período que siguió a la Segunda Guerra Mundial 1939-1945,  su teoría  se transformó  en virus  entre ortodoxos y liberales con tal de aplicar la conceptualización de la demanda agregada para rescatar las economías capitalistas del desplome económico de la época y los sobresaltos de las Entreguerras. Keynes, fue uno de los artífices de Bretton Woods (1944) conferencia de donde emergieron el Fondo Monetario Internacional y el Banco de Reconstrucción y Fomento, lo que es hoy  el Banco Mundial.

Noticias destacadas